19 julio, 2024

Sabina deberá pagar 2,5 millones de euros a la Hacienda española

Sabina deberá pagar 2,5 millones de euros a la Hacienda española

El Tribunal Supremo español confirmó que el cantautor Joaquín Sabina deberá pagar 2,5 millones de euros a la Hacienda española. Los debe por la liquidación de los ingresos no declarados por derechos de autor en 2008, 2009 y 2010.

La sentencia, para la que no cabe apelación, rechaza el recurso presentado por el artista contra una sentencia de abril de 2022. Principalmente porque la Audiencia Nacional española confirmó que las liquidaciones eran conforme a derecho. Para esta acción se tomaron en cuenta la declaración de los ingresos por derechos de autor y tres sociedades del cantante.

Sabina había recurrido a la resolución del Tribunal económico-administrativo Central (TEAC), de 2019, que a su vez confirmó la del Tribunal Económico Administrativo Regional de Madrid, de 2017, sobre la reclamación interpuesta por el cantante a liquidación por el IRPF en esos tres ejercicios anuales y contra la sanción que le fue impuesta.

Razones de peso

La sentencia de la Audiencia Nacional explicó que Sabina era socio mayoritario y administrador solidario de la entidad Ultramarinos Finos SL. Además, se descubrió que las cantidades percibidas en los periodos impositivos 2008, 2009 y 2010, como rendimientos de trabajo, eran como contraprestación por la prestación de los servicios artísticos.

Sabina había cedido a otras dos sociedades derechos de autor de su obra y de la que compusiera en un futuro. Por esta cesión no percibía cantidad alguna, según sus declaraciones tributarias. El total de los ingresos de explotación de dichas entidades procedía de la explotación de los referidos derechos de autor.

Por ello, el Supremo ha acordado la inadmisión a trámite del recurso presentado por el cantautor. Lo hizo al apreciar que “no se fundamenta suficientemente que concurren alguno o algunos de los presupuestos”. También que, conforme a la ley, “permiten apreciar el interés casacional objetivo y la conveniencia de un pronunciamiento” de esta Sala, reseñó EFE.



Ver fuente