26 octubre, 2021

Nacen 7 Demonios de Tasmania en Australia Continental… ¡3.000 años tras su desaparición!

DAT.- Aussie Ark y otros grupos conservacionistas revelaron esta semana que siete Demonios de Tasmania nacieron en una reserva salvaje de 400 hectáreas en Barrington Tops, al norte de Sídney. ¿Por qué esto es noticia? Pues porque estos mamíferos carnívoros en estado salvaje desaparecieron de la parte continental de Australia hace unos 3.000 años.

Estos grupos conservacionistas indicaron que los ejemplares de estos marsupiales reintroducidos se han reproducido en estado natural, generando esperanzas de que sea exitoso el esfuerzo para su preservación.

Esta noticia llega menos de un año después de que 26 ejemplares adultos fueran liberados en el extenso santuario, que está vallado para protegerlos

Los expertos han calificado este proyecto como histórico, similar al exitoso retorno de los lobos al Parque Nacional de Yellowstone en Estados Unidos, en la década de 1990. “Una vez que (los demonios) estaban de regreso en la naturaleza, todo dependía de ellos, lo que era angustiante”, señala el presidente de Aussie Ark, Tim Faulkner.


Lea también: Insólito | ¡Gata modelo gana miles de dólares tras conquistar a la industria automotriz en China!


“Estuvimos observándolos desde lejos hasta que llegó el momento de actuar para confirmar el nacimiento de nuestros primeros joeys (cachorros) salvajes. ¡Y qué gran momento fue!”, añade, explicando que los guardabosques examinaron las bolsas (o marsupias) de las hembras y encontraron a los neonatos en perfecto estado de salud.

Los demonios de Tasmania pesan hasta 8 kg y tienen pelaje negro o marrón, se alimentan de otros animales de su entorno o de cadáveres y por lo general no son peligrosos para los humanos. En Australia continental se especula con que fueron exterminados por manadas de dingos, perros salvajes, hace unos 3.000 años.

Aussie Ark proyecta a liberar más demonios en la reserva durante los próximos años junto con otras especies, como roedores o canguros de las rocas, para finalmente introducirlos en áreas sin vallas donde deberán enfrentar un mayor número de amenazas y peligros.