31 julio, 2021

Expresidente de Francia fue condenado a prisión por corrupción y tráfico de influencias

La trigésima cámara correccional del Tribunal de París, condena a un año  de prisión firme y dos con remisión de pena al expresidente de Francia, Nicolas Sarkozy, por delitos de corrupción y tráfico de influencias, refieren medios internacionales.

El exmandatario no irá a la cárcel inmediatamente, sino que llevará un brazalete electrónico que permita su localización permanente.

En el modelo judicial francés, los tribunales correccionales son los responsables de juzgar «por lo penal delitos, de gravedad media».

En ese caso, la trigésima cámara correccional del Tribunal de París ha sentado un precedente excepcional, condenando con severidad a un exjefe de Estado que aspiraba a ser el hombre presidencial de la derecha tradicional, en la próxima elección presidencial, dentro de catorce meses.

Según miembros del Tribunal de París, Sarkozy, su abogado defensor y un alto magistrado cometieron varios delitos íntimamente ligados: violación del secreto de una instrucción penal, intercambio de favores profesionales, corrupción activa y pasiva, al más alto nivel del poder político y judicial del Estado.

La presidenta del Tribunal, Christine Mée aceptó que el expresidente pueda llevar un brazalete electrónico, que permita su localización permanente. «Benevolencia» que tiene mucho de humillación atroz.

Sarkozy, por su parte, presentará un recurso suspensivo, esperando un nuevo proceso y una nueva sentencia.

Lea también: Tailandia comienza inmunización contra el COVID-19

A muy corto plazo, el expresidente no entrará en prisión. Podrá beneficiarse de medidas suspensivas. Queda la sentencia, históricamente capital, judicial y políticamente.

El Tribunal de París dictó a primera hora de la tarde del lunes, una triple sentencia con severidad al más alto nivel político, jurídico y penal.

Se trata de un bombazo político debido a que Sarkozy fue jefe de Estado, abogado en ejercicio, miembro de varios consejos de administración de grandes empresas, conferencista internacional, confidente político de Emmanuel Macron, condenado a una pena de cárcel sin precedentes en la historia política contemporánea.

Con información de DW.