26 noviembre, 2020

Las flores están cambiando de color, y el cambio climático tiene la culpa

Matthew Koski, ecólogo de plantas de la Universidad de Clemson (Carolina del Sur), publicó recientemente un estudio en el que demostró que el cambio climático está afectando directamente a las flores, haciendo que estas vayan progresivamente modificando su coloración.

La investigación revela que el pigmento de los pétalos que absorbe los rayos ultravioleta ha aumentado un promedio de 2% por año desde 1941 hasta 2017, En las plantas con flores, cuando están en lugares con mucho sol, y tienen por tanto una mayor exposición a los rayos UV, tienen en sus pétalos áreas más grandes de pigmentación que absorbe esos rayos UV.

De ese modo, las mismas flores protegen el polen del daño causado por los rayos UV pues se forma una especie de capa protectora que, en las últimas décadas, ha aumentado significativamente. Dicho de otro modo: a más sol, más adaptación. ¿La consecuencia? Lo dicho, el cambio de colores.

Estos colores ultravioleta, eso sí, son imperceptibles al ojo humano, el cual no puede apreciar el cambio en toda su magnitud. Quienes sí se dan cuenta son los polinizadores, pájaros e insectos que acuden a la flor atraídos por sus colores ultravioleta. Científicos advierten que esta importante modificación en los colores de las flores puede afectar a la polinización.


Lea también: ¿A qué huele el cosmos? La NASA lo sabe y… ¡crea perfume!


Koski, para llegar a sus conclusiones, examinó 1238 flores de 42 especies diferentes. Fotografió pétalos de flores de la misma especie recolectados en diferentes momentos a lo largo de su área de distribución natural utilizando una cámara sensible a los rayos UV, que capturó los cambios en el pigmento UV. Luego se compararon estos cambios con los datos sobre el nivel de ozono y la temperatura locales.

En promedio, el pigmento en las flores en todos los lugares aumentó con el tiempo: un promedio de 2% por año desde 1941 hasta 2017.

dateando.com | Lo mejor de las noticias en un solo lugar | Derechos Reservados | 2019