9 agosto, 2020

Óscar Hernández se prepara con sus Águilas Doradas

El futbolista venezolano Óscar Hernández se encuentra actualmente entrenando con su club, el Águilas Doradas de Colombia, preparándose para estar a punto de cara al eventual retorno del torneo de la primera división de ese país, el cual se interrumpió hace meses debido a la pandemia del coronavirus. Esta vuelta a los terrenos le ha representado al jugador una alegría y una satisfacción.

Y es que jugar en la máxima categoría del balompié colombiano ha supuesto el reto más grande en lo que va de carrera para el jugador de 27 años de Nuevo Horizonte (Catia – Caracas), sobre todo porque tuvo que comenzar su transitar por suelo cafetero haciendo las veces de zaguero central, algo que, sin embargo, no le molestó. “Donde me necesiten, estaré”, ha confesado recientemente.

Hernández ha dicho que no le fue tan difícil adaptarse a ese nuevo reto porque a Colombia lo llevaron personas que conoce bien como, por ejemplo, el DT Franco Stifano. Además, en el club comparte con dos compatriotas: Frank Feltscher y, sobre todo, Anthony Uribe (compañero de andanzas cuando ambos estuvieron en Zamora FC).

El acople fue veloz, y fe de ello es que en los últimos cinco juegos oficiales de su club accionó en zona media, clave en el lugar de equilibrio al momento de aguantar y repartir juego. Y, a pesar del parón, Hernández está más feliz que nunca por regresar a los entrenamientos junto con el resto de sus compañeros… por eso, y también porque pronto tendrá la oportunidad de seguir mostrando su valía de cara a una de sus grandes metas: que se lleve a cabo la opción de compra por parte de la institución colombiana, pues la cesión acordada entre esta y el Zamora FC caduca en diciembre.

Una historia de compromiso

De darse la compra de su ficha por parte del Águilas Doradas, sería un gran logro para un jugador luchador, uno que dio sus primeros y laboriosos pasos en la escuela del Galicia, para luego continuar desarrollándose en el extinto Real Esppor, que fue donde conoció a Stifano y donde ganó dos campeonatos Sub 20 (llegando incluso a debutar como profesional en Primera División).

Un periodo de falta de continuidad obligó a Óscar a pedir que lo prestaran a otro equipo y, efectivamente, fue cedido al Zulia FC. Allí, su talento y su compromiso por el trabajo comenzaron a hacerse notar a tal punto que fue ganando confianza y minutos, hasta establecerse. Y tanto fue que pronto se optó su vuelta a Caracas, específicamente al renombrado Deportivo La Guaira.


Le puede interesar: Jhon Murillo regresa a la acción con el Tondela en Portugal


En el Deportivo La Guaira tuvo a Leo González como DT, y a una Copa Sudamericana como uno de los torneos por jugar. Tanto él como los suyos destacaron, y pronto le llegó la oportunidad que cambiaría su destino: la posibilidad de ir al Zamora FC. Stifano, que había tomado las riendas del elenco llanero, fue quien lo llamó. El resto es historia: Campeón absoluto en 2016, finalista de la Copa Venezuela 2017, monarca del 2018 y primer lugar en la Copa Venezuela 2019.

Esos años de éxito con Zamora FC le abrieron las puertas de la Agencia Secasports, de la cual pasó a ser miembro en 2018. “Fue en Barinas donde firmamos luego de una excelente conversación con Sebastián Cano. Siempre mantengo contacto con los miembros de la agencia, hablamos con mucha frecuencia”, expresa el jugador.

Fueron precisamente la Agencia Secasports y Sebastián Cano Caporales quienes movieron los hilos adecuados para que Hernández terminara entonces en el exterior. Por tercera vez, se reencontró con un tipo que mucho lo conoce: Stifano, ahora entrenador de Águilas Doradas en Colombia. ¿Fue fácil salir? “Para nada, ahí la Agencia tuvo que hacer un gran trabajo con Zamora para permitirme ir al exterior. Era algo que quería desde hace tiempo y cuando la oportunidad se presentó, hubo que trabajar demasiado para que me prestaran. Haberlo logrado ha sido una satisfacción muy grande para todos”, suelta el volante.

Y allí está ahora, en Colombia, entrenando duro y esperando la reanudación del torneo local para derrochar con su fútbol, ganarse la estadía fija en Ríonegro y, por qué no, soñar con eventualmente dar el salto a Europa. “No sé si por mi edad todavía sea posible, pero lucharé hasta que se presente una oportunidad. Cuento con el respaldo de mucha gente y mientras mi familia esté ahí, apoyándome, tendré una gran inspiración para salir adelante. Ellos son los que me motivan a siempre hacer todo de la mejor manera”, sentencia.

(Fuente: Agencia Secasports)

dateando.com | Lo mejor de las noticias en un solo lugar | Derechos Reservados | 2019