18 enero, 2021

Guaros de Lara: El esfuerzo como base de un gran equipo

Jorge Hernández Fernández - Guaros de Lara - El esfuerzo como base de un gran equipo - FOTO

El equipo crepuscular es actualmente considerado como uno de los más grandes, mejor manejados, respetados y laureados del baloncesto profesional nacional, un punto al que llegó a base de mucho trabajo y superación de obstáculos


DAT.- El famoso equipo de baloncesto venezolano Guaros de Lara está dotado de un presente impresionante y un futuro prometedor por la sencilla razón que es una institución que, en los últimos años, fue capaz de llenar sus vitrinas con múltiples trofeos tanto nacionales como internacionales, y que goza de un respeto absoluto en el ámbito del deporte criollo llenando de admiración incluso a sus adversarios.

Sin duda alguna no es producto de la casualidad debido a que su reputación se construyó en base a un gran esfuerzo que permitió perfilarse como una franquicia exitosa, una que nació en el año 2003.

Fue en ese año cuando el empresario Carlos García Ibáñez compró al antiguo conjunto Bravos de Portuguesa, lo mudó de vuelta al Domo Bolivariano de Barquisimeto (pues allí llegó a jugar bajo las denominaciones de Malteros de Lara y Bravos de Lara en los años 90), y le otorgó el nombre del popular ave loro. Desde entonces, la ruta del equipo ha sido un constante ascenso.

Bajo la égida de la administración de García Ibáñez, Guaros de Lara comenzó bastante bien, consiguiendo los subcampeonatos de las temporadas 2005 (ante Marinos de Anzoátegui) y 2006 (ante Trotamundos de Carabobo) de la Liga Profesional de Baloncesto (LPB). Sin embargo, los años siguientes estuvieron carentes de logros y la franquicia pareció estancarse.


Lea también: Guaros de Lara: Logros de una gerencia ejemplar


Una nueva gerencia y un impulso necesario

No fue sino hasta el 2012 cuando realmente la cara del equipo larense comenzó a cambiar para siempre. El 25 de enero de ese año, el empresario local Jorge Hernández, junto a su socio Luis Sojo (popular exjugador de béisbol venezolano), se hizo con la propiedad de la institución, comenzando un proceso de transformación que haría de este club uno de los más exitosos de Venezuela.

Antes, por supuesto, se vivió una dura etapa de transición, con muchos problemas heredados que poco a poco fueron superados gracias al tesón de una gerencia que supo sanear la institución a lo interno y que logró recuperar el amor al juego que los barquisimetanos siempre profesaron.

Jorge Hernández Fernández - Guaros de Lara - El esfuerzo como base de un gran equipo - IMG

Y es que la administración comandada por Hernández se puso pronto manos a la obra, recuperó el Domo Bolivariano, y comenzó a armar una plantilla liderada por Heissler Guillent, otrora (y hasta el sol de hoy) jugador franquicia de Guaros de Lara. El éxito, sin embargo, no llegó de inmediato. No obstante, sí que comenzó a notarse el cambio de aires.

La primera clasificación a postemporada de la nueva era de Guaros de Lara llegó en el año 2014 de la mano del coach argentino Néstor Che García, hombre que terminó de redimensionar la estructura del equipo y le dio la competitividad necesaria para trascender en el siempre duro baloncesto profesional venezolano.

Al año siguiente, en el 2015, el cuadro crepuscular daría un paso más adelante y llegaría a la tercera final de su historia en la LPB. La misma la perdió ante Marinos de Anzoátegui en cinco juegos. No se logró el título, es verdad, pero el camino ya estaba marcado.

(Fuente: JorgeHernandezGuaros.COM)

dateando.com | Lo mejor de las noticias en un solo lugar | Derechos Reservados | 2019