29 enero, 2023

Bernardo Arosio | Estudio de suelos: ¿De qué trata y por qué es fundamental antes de una construcción?

Bernardo Arosio - Estudio de suelos; De qué trata y por qué es fundamental antes de una construcción - FOTO

Los datos que otorga este tipo de estudios geotécnicos son muy variados y útiles cuando de levantar construcciones se trata

DAT.- Hablar de un estudio de suelos es hacerlo de la exploración previa del terreno en donde se pretende edificar una obra. También es hacerlo de un paso vital a la hora de erigir cualquier tipo de construcción. ¿La razón? Permite conocer con certeza si se cumplen las condiciones apropiadas para soportar el peso de una estructura.

Este tipo de estudios, que comprende tanto actividades de campo como de laboratorio, también sirve para saber las condiciones de la tierra y determinar qué tipo de bases o cimientos se deben usar para sostener el peso de una obra, conocer las características físicas y mecánicas del terreno y evitar cometer errores, estar al tanto de qué tipo de suelo es aquel donde se tiene proyectado edificar, entre más.

Bernardo Arosio, director de ATB Constructores, explica detalladamente lo que son los tipos de suelo:

  • Suelos limosos: El suelo limoso es un tipo de terreno que posee muy poca plasticidad. Se caracteriza por ser estéril, filtra agua fácilmente, es pedregoso y debido a que contiene más arena que arcilla, presenta algunas dificultades al momento de realizar alguna construcción. Es por eso que se deben hacer excavaciones profundas para hacer los cimientos, rellanar con capas de rocas y agregar concreto ciclópeo (hormigón que tiene incorporado grandes piedras) para los muros, es un terreno que no es apto para construcciones en niveles.
  • Suelos arcillosos: Este tipo de suelo tiene la característica de tener baja porosidad, una textura viscosa y un porcentaje de arcilla que ronda el 45%, todo esto hace que sea un terreno que no permite una buena compactación. Tiene la desventaja de que se llena de agua y se contrae en su ausencia, lo que genera un gran inconveniente para las cimentaciones, pues al expandirse se separarán de la estructura. Para solventar este problema hay que hacer excavaciones más profundas debido a que a mayor profundidad se consigue una estabilidad más alta.

LEA TAMBIÉN | Bernardo Arosio: Conservar el personal, todo un reto tras la pandemia

  • Suelos pedregosos: Es un terreno ideal para edificaciones de varios niveles ya que esta presenta formaciones de piedras, lo que lo hace impermeable y por lo tanto evita el paso del agua. Esto hace que las excavaciones para colocar los cimientos sean fáciles de realizar. Sin embargo, si el suelo es muy superficial, puede correrse el riesgo de que las excavaciones sean un poco más difíciles, lo que genera la utilización de máquinas pesadas, produciendo un aumento en los costos.
  • Suelos arenosos: Los suelos arenosos son propios de lugares cercanos a ríos y quebradas, así como en áreas costeras. Tienen un contenido de arena bastante alto y poco de arcilla, junto a otros materiales, lo que los hace ideales para sustentar obras que requieran gran resistencia. Son aptos para albergar cimentaciones en losa.

DATO: El estudio del suelo ayuda a identificar los diferentes estratos o capas que tienen, da una orientación en cuanto al nivel freático, materiales presentes en el subsuelo o su capacidad portante, y da al constructor una certeza de que al momento de ejecutar la cimentación de la obra no se empleen materiales que no sean necesarios.

(Con información de Bernardo Arosio)