19 julio, 2024

La banca y los créditos de nueva generación puntean en uso de la IA

La banca y los créditos de nueva generación puntean en uso de la IA

La banca y los emprendimientos de créditos de nueva generación puntean como dos de los sectores que registran un crecimiento en el uso de las inteligencias artificiales en el país.

De acuerdo con Juan Blanco, CEO de Bit Data Consultores, una empresa dedicada a la criptoeconomía y a las tecnologías de información, desde hace un tiempo se nota un mayor uso de las IA en el sector bancario y lo están utilizando para dar atención a su clientela.

“Los sectores que estoy percibiendo desde hace un tiempo donde más se usa la IA en Venezuela es en la banca, y también hay clientes muy cercanos como Cashea que está incluyendo la inteligencia artificial por el tema del consumo”, expresó.

El experto detalló en una entrevista con Últimas Noticias que en el caso de los mecanismos de créditos de nueva generación, experiencias como la de Cashea apuntan a favorecer a las mujeres para la compra de bienes y servicios, por lo que se están apoyando en la inteligencia artificial.

Además, hay otros sectores como el de la movilidad. Por ejemplo, hay un proyecto de movilidad ecológica con monopatines electrónicos llamado Volti que funciona con una aplicación móvil y del que hay un plan piloto en Las Mercedes, Caracas, pero que en una futura versión incorporará inteligencia artificial para la anticipación de los viajes, ya que tomará el histórico de los viajes y si se desvía de la ruta preestablecida, se genera un alerta y apaga el equipo.

“Si las empresas se montan en la ola de la inteligencia artificial, se volverán competitivas y obviamente más productivas que aquellas que se queden atrás”, indicó.

Según el CEO, la IA llegó para quedarse y no se puede ver como un enemigo, sino como un complemento. Asegura que significa una oportunidad para que las empresas logren grandes dividendos.

Para el líder de Bit Data la IA en el país se viene usando desde hace bastante tiempo con los bots de Telegram, que ya se han masificado por el hecho de que cada vez tiene más uso y son disruptivos para bajar música y libros.

“Eso se ha transpolado a varias herramientas que se están utilizando para generar contenidos en redes sociales, pero además para persuadir con correos electrónicos a algunos directores y conseguir créditos o aumentos de recursos para proyectos específicos, así como también el Estado, que ha utilizado la IA como locutores virtuales, mostrando algunos ejemplos de su uso en televisión”, dijo.

Contenido

Desafíos y datos

Blanco explicó que uno de los grandes desafíos con la IA es que aún no hay una norma legal.
Al respecto, señaló que ya es momento de trabajar para regular tal como se hizo con las criptomonedas y generar un mecanismo que evite delitos asociados a este sector.

El presidente de la Superintendencia de Servicios de Certificación Electrónica, Carlos Parra, declaró que debido a la velocidad de cómputo de los sistemas se ha logrado mayor eficiencia a la hora de tomar decisiones, por la capacidad predictiva de las redes neuronales o los algoritmos, lo que se traduce en reducción de costos de producción y tiempos de respuesta, por lo que el impacto se pierde de vista.

Sin embargo, llamó la atención en cuanto a los datos que se utilicen y los límites que se impongan. Hay que considerar hasta dónde se debe dejar que los algoritmos tomen decisiones que son de los humanos.

En relación con esto, Parra añadió que uno de los principales desafíos es tener la capacidad de controlar la IA antes de que controle a los humanos. Eso pasa por generar políticas y normas sobre su desarrollo y uso.

En cuanto a la ética, subrayó que desde la regulación, definitivamente se debe adoptar una acertada política para el desarrollo y uso de la IA que ponga al ser humano y sus necesidades reales delante de la tecnología, “que responda a las necesidades de los ciudadanos y no a las necesidades de las empresas o comercios o de intereses individuales”, dijo
En este sentido, la IA y sus implementaciones deben responder a intereses colectivos y comunitarios. Las normas deben apuntar a garantizar la privacidad y los datos.

“Debemos regular la recolección de información y su tratamiento desde antes de ser proporcionada la información”, agregó.

Algunos de los ejemplos que Parra destacó en los que se emplean IA de forma cotidiana son la empresa Compañía Anónima Teléfonos de Venezuela que cuenta con un asistente inteligente, Cati, y hay otras en el sector de la banca privada.

Datos

  • Protección. Aunque en el país no hay una ley sobre la inteligencia artificial, existe una Ley contra Delitos Informáticos que tipifica y sanciona los delitos contra la privacidad de las personas y de las comunicaciones.
  • En proceso. También está la Ley de Infogobierno y la subcomisión de Innovación de la Asamblea Nacional está trabajando un Proyecto de Ley de Identidad y Ciudadanía Digital.
Los pagos se pueden realizar mediante aplicaciones.



Ver fuente