14 junio, 2024
España postneoliberal - Últimas Noticias

Analizar el resultado de las elecciones presidenciales del J23 de España anima dudas, los expertos auguraban auge de la extrema derecha y su franquicia: el neonazismo. Los resultados muestran lo contrario, su columna el partido Vox sencillamente cayó de 52 a 33 escaños y no podrá recurrir leyes al Tribunal Constitucional al no tener el mínimo necesario de 50 escaños. Ni aprobar mociones de censura.

Por el contrario, a las fuerzas de izquierda les criticaban poca cohesión. Al final logran un resultado bien diferente y constituyen con los partidos que apoyaban a Pedro Sánchez la primera fuerza política de España.

Analistas de la política española presagiaban como mejor opción la visión neoliberal que anunciaba recortar el Estado, con ideas neoliberales, al final quedaron fuera de los posibles futuros de España.

Sin duda que este resultado del 23J tiene antecedentes en 2008. Un hito extraordinario, la izquierda de España pudo formar gobierno. No había sucedido desde la Guerra Civil en 1936. Hoy produce otro salto en la política del pensamiento de vanguardia en España y Europa. Bajo la atmósfera de la realidad contradictoria de Europa de estos últimos años con nueva fórmula de la paz. Subproducto de la geopolítica de la UE que escondía tensiones y permitía que el nazismo europeo reflotara y se convirtiera en una eminente fuente de amenazas: Ucrania.

Ni siquiera esta variable favoreció que la derecha española tuviera mejores resultados. Surgen nuevos colores en el mapa político. Paradoja, este factor permite un reacomodo de fuerzas debido a las divisiones de los grupos tradicionales de la izquierda. Lo contrario. La izquierda logró un bloque inesperado formado por Psoe, Podemos, Sumar, cuyos resultados indican vías para implantar una nueva perspectiva política. Siempre y cuando, sus líderes puedan negociar las solicitudes de los grupos políticos del bloque para formar gobierno.
La fórmula que se prevé para llegar a conformar el nuevo gobierno está más cerca de las ideas del Partido Socialista español que aquellas de la Internacional Socialista.

Las visiones que orientan el futuro gobierno no son improvisadas, tienen 10 años de presencia en las “calles”. Resalta que para mantener su posición no han tenido que negociar con buitres. Y superviven sin pedir plata a los banqueros. Son firmes al imaginar una política diferente. Con marco claramente postneoliberal que va a terminar empujando al Partido Socialista hacia la izquierda.



Ver fuente