4 junio, 2023

Las tres grandes joyas de la literatura infantil, según Javier Ceballos

Se trata de obras literarias que disfrutan tanto los más jóvenes como los adultos y que incluso han servido de inspiración para la realización de muchas películas de cine de enorme popularidad a lo largo de la historia

DAT.- Hablar de literatura infantil es hacerlo de aquellas obras escritas que están dirigidas a los adolescentes, y que guardan ciertas características que las diferencian de otros tipos de estilos, como por ejemplo el uso de un léxico amplio, libre de palabras de uso cotidiano y de recursos literarios difíciles, o las temáticas recurrentes de amor, guerras, aventuras, tragedias, entre otros.

Explica Javier Ceballos que los libros juveniles, esos en que los personajes han sido creados para que el lector pueda identificarse con ellos, están dirigidos a adolescentes y jóvenes entre 13 y 19 años, sí. Sin embargo, los adultos también pueden disfrutar de estas obras literarias.

Y es que ambas literaturas tratan los mismos temas pero bajo ópticas diferentes.

Contenido

Javier Ceballos: Obras juveniles por excelencia

El Libro de la Selva

Es una de las obras por excelencia de la literatura juvenil, aunque también es muy leída por niños y adultos. Se le conoce también como ‘El Libro de la Jungla’ y ‘El Libro de las Tierras Vírgenes’. Está escrita por Rudyard Kipling, un inglés nacido en la India, y fue publicado en 1894, pero inicialmente se hizo en revistas con algunas ilustraciones.

La historia empieza con un joven matrimonio que es atacado por el feroz tigre de bengala llamado Shere Khan, que es el villano del cuento. Él bebe de la familia se pierde en los bosques de la India y es recatado por una loba, la cual lo llama Mowgli, que es su idioma quiere decir rana, debido a que o tenía pelo.

A medida que Mowgli crece, empieza a vivir una serie de aventuras junto con Baloo (un oso bezudo) y una pantera llamada Bagheera; con el tiempo Mowgli se va de la jungla a vivir con una familia adoptiva, pero luego de algunos incidentes, vuelve a su hogar una vez que elimina al malvado Shere Khan.

Los Viajes de Gulliver

Es un clásico de la literatura universal escrito por el irlandés Jonathan Swift. Cuenta la historia de Lemuel Gulliver, un cirujano y capitán de barcos, que luego de un naufragio, llega a Liliput, una isla habitada por seres de pequeña estatura, muy engreídos y vanidosos.

En su segundo viaje, Gulliver a causa del azote de una tormenta llega a Brodbingnag, una isla habitada por seres gigantescos, abandonado por sus compañeros, huye a un campo de cereales en donde es cuidado por un granjero y su hija. El labrador lo lleva a recorrer todo el país para ser exhibido por su tamaño, vive grandes aventuras hasta que por casualidad vuelve a Inglaterra.

LEA TAMBIÉN | Javier Ceballos | ¡Entérate! ¡Éstos son los principales subgéneros literarios!

En su tercer viaje, nuestro personaje es atacado por piratas y dejado a la deriva, es rescatado por la isla flotante Laputa, la cual es habitada por un reino dedicado a las artes de la música, las matemáticas y la astronomía pero incapaces de utilizarlas de modo práctico. Con ellos vive grandes aventuras hasta que pide que se le permita volver a casa.

En su cuarto y último viaje, Gulliver vuelve al mar y debido a un motín es dejado en un bote salvavidas y es encontrado por seres deformes y desagradables conocidos como Yahoos, luego conoce a un caballo hablador, con los cuales aprende muchas cosas. Es expulsado del lugar y vuelve a Inglaterra en donde pasa sus últimos días como un ermitaño.

La Isla del Tesoro

Esta historia fue escrita por el escocés Robert Louis Stevenson y publicada en Londres en 1883. Se centra en las aventuras de Jim Hawkins, un joven cuyos padres son los propietarios de la posada ‘Almirante Benbow’, a la cual llega un enigmático viejo marinero de tez bronceada y curtida.

Tras la muerte del viejo marineo, el joven Jim encuentra un mapa de tesoro, el cual lo lleva a recorrer grandes aventuras al lado de sus amigos, el doctor Livesey y el Caballero John Trelawney en búsqueda de la codiciada fortuna.

(Con información de Javier Ceballos)