16 agosto, 2022

Cifras presentadas por el BCV están maquilladas

Sanciones económicas impuestas por parte de EE.UU. llegaron luego de cuatro años de contracción económica

Sanciones económicas impuestas por parte de EE.UU. llegaron luego de cuatro años de contracción económica

El presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas de Venezuela, Humberto García Larralde, a través de un comunicado aseguró que las cifras oficiales presentadas por el Banco Central de Venezuela (BCV) con respecto al desempeño de la economía nacional representan el debacle económico causado por el Gobierno nacional durante los últimos 20 años.

“Las cifras revelan una caída de la actividad económica de 36,1% entre 2012 y 2017; de proyectarse para todo el año 2018 el comportamiento observado durante los primeros nueve meses, la contracción habría sido del 48,1% para el período presidencial completo. Lo que significa una contracción promedia en el ingreso de cada venezolano de 51,6%, situándolo en un nivel inferior al de 1950. Es la contracción más pronunciada de un país que no esté en guerra″, explicó el académico.

Asimismo, desestimó las afirmaciones realizadas por el Gobierno nacionale, quien asegura que las sanciones económicas impuestas causaron la contracción económica, “esto no es  corroborado por los datos que ofreció el BCV. Las restricciones de financiamiento fueron decretadas por el gobierno de Trump el 17 de agosto de 2017, cuando la actividad económica estaba en su cuarto año de caída”, aseguró García Larralde.

De igual forma, el académico asegura que las cifras presentadas por el ente emisor con respecto al alza de los precios discrepan de las informadas por la Comisión de Finanzas y Desarrollo de la Asamblea Nacional (AN) y de otros analistas independientes. “Las diferencias son sustanciales para 2018. Para la AN la inflación alcanzó 1.867.000%, mientras que lo reflejado por el BCV se ubica en 130.060%”, dijo el economista.

Por último, aseguró que la pérdida del poder adquisitivo tuvo una variación significativa durante el primer Gobierno de Nicolás Maduro. “Cabe señalar el costo que significa el colapso del sector financiero, prácticamente impedido de ampliar su cartera de créditos por la imposición de un encaje prohibitivo y por una hiperinflación que disuade mantener depósitos en bolívares”.