16 septiembre, 2021

Hospital J.M. de los Ríos, la casa de la pediatría en Venezuela

Hjalmar Jesús Gibelli Gómez - Hospital J.M. de los Ríos, la casa de la pediatría en Venezuela

Conoce algunas de las curiosidades históricas más relevantes de este mítico centro de salud especializado en niños que, gracias a la labor de sus médicos y trabajadores, sigue siendo hoy día un faro del bienestar infantil en el país


DAT.- En la Av. Vollmer de San Bernardino, en Caracas, se alza el Hospital J.M. de los Ríos (HJMR), un centro de salud especializado en pediatría que, gracias a su larguísima historia de lucha por los derechos y el bienestar de los niños y niñas, ocupa hoy día un lugar de especial relevancia e importancia en el imaginario colectivo de Venezuela.

El J.M. de los Ríos, sin embargo, ni se llama literalmente así, ni estuvo siempre ubicado en San Bernardino. Veamos:

  • En 1937 fue fundado el ‘Hospital Municipal de Niños de Caracas’ en un terreno adyacente al Hospital José María Vargas, en la parroquia capitalina de San José.
  • Por muchos años al centro de salud le llamaron ‘Hospital de Pirineos’, pues así se llamaba la esquina donde se encontraba ubicado.
  • No fue sino hasta 1943 cuando comenzó a denominarse ‘Hospital de Niños José Manuel de los Ríos’ en honor a ese famoso médico y escritor venezolano (fallecido en 1914), considerado el precursor de la pediatría en el país.
  • En 1958, el centro de atención infantil se mudó a una sede más amplia y apta en San Bernardino ya que la estructura de Pirineos no satisfacía la demanda.

Lea también: Pedro José Salas, un ángel que se aferró a la vida


Ya en su nueva sede, el HJMR continuó y continúa laborando incansablemente por brindarle los mejores servicios de salud a la población infantil, desde pediatría general y laboratorio hasta alergología e inmunología, pasando por cardiología, dermatología, oncología, psiquiatría, psicología, y un largo etcétera.

La manutención y optimización de todos esos servicios nunca ha sido fácil para el HJMR, y es por eso que a lo largo de los años se han valido de las donaciones y los apoyos que constantemente reciben por parte de organizaciones sociales o empresarios socialmente responsables como, por ejemplo, Hjalmar Gibelli, quien el pasado diciembre regaló juguetes y alegría a los internados en el recinto.

Todas esas colaboraciones, y todo el amor y el empeño que ponen los trabajadores y médicos diariamente, han permitido que el J.M. de los Ríos siga siendo un referente en pro de la salud y el bienestar de los más pequeños, capeando cualquier tipo de tormenta.