18 enero, 2022

Boric y su triunfo en Chile: ¿Modelo venezolano o socialdemócrata europeo?

Boric y su triunfo en Chile - Modelo venezolano o socialdemócrata europeo - FOTO

DAT.- Gabriel Boric le ganó las recientes elecciones presidenciales en Chile al ultraderechista José Antonio Kast, y con su triunfo muchos se han comenzado a plantear la pregunta de a qué izquierda representará su gobierno, con voces incluso exclamando que seguirá un modelo similar al de la Europa socialdemócrata como inspiración para el ‘Estado del Bienestar’ que promueve.

“Más que un proyecto de izquierda de América Latina como el de Rafael Correa, Hugo Chávez o Evo Morales, lo que encarna realmente Boric está más relacionado a la socialdemocracia europea”, dijo Rodrigo Espinoza, profesor de Ciencias Política de la Universidad Diego Portales. ¿Quién opina totalmente lo opuesto a esto? Pues Kast y sus seguidores.

La campaña electoral, en la que el candidato izquierdista prometió expandir derechos en salud, pensiones y educación, dejó marcada la idea en buena parte de la población de que su triunfo amenazaría el crecimiento y la estabilidad económica conseguidas en las últimas tres décadas, y con Kast asegurando que ese proyecto llevaría a Chile por el camino de la fallida Venezuela de Nicolás Maduro o la amenazada democracia de Nicaragua con Daniel Ortega.

LEA TAMBIÉN | Presencia de Leopoldo López en Chile causó disgusto en algunos ciudadanos

Los detractores del hoy presidente electo insisten en tildarlo de comunista, en un discurso que ha calado en la población, la cual ha empezado a acuñar el término ‘chilezuela’, asociando particularmente las intenciones del nuevo gobierno con las realidades de Venezuela, con expertos incluso haciéndose eco de esto.

Otros, sin embargo, difieren. “La imagen de Venezuela es muy precaria y con poca imaginación para lo que es Chile”, afirmó la académica de Ciencias Políticas de la Universidad de Chile, María Cristina Escudero, mientras que Francisco Castañeda, director de la Escuela de Negocios de la Universidad Mayor, coincidió: “Boric no es comunista. Su grupo político sí está transitando a comprender que la responsabilidad fiscal es importante y que las reformas para cerrar brechas sociales deben ser graduales, a largo plazo, y con estabilidad fiscal”.

Castañeda, no obstante, lanza una advertencia de que el principal riesgo de que el gobierno de Boric derive en actitudes más extremas proviene de que podría ceder a muchos grupos de presión y que sus políticas se transformen en populistas.