13 junio, 2024
De San Remo a Caracas

Por fin ha expirado la legitimidad presidencial del payaso ucraniano. Pero tal vez la realidad superó a los peores cálculos, pues el vacío de legitimidad tiene lugar en condiciones de una tormenta perfecta para Zelensky.

Desde el día 20 de mayo, Zelensky constitucionalmente ya no es presidente de Ucrania, pues no se realizaron elecciones debido a una cuestionada ley marcial apoyada por él mismo y aprobada por el Parlamento. En realidad, es el último acto de una tragedia protagonizada por este payaso, pues hace tiempo que su legitimidad se ha desplomado, ya no cuenta con el apoyo mayoritario de sus ciudadanos ni la legitimidad de desempeño del cargo, solo le quedaba la legitimidad jurídica, electoral y también ahora ha desaparecido. El momento coincide con la más difícil situación que han experimentado las Fuerzas Armadas de Ucrania. Los nuevos avances rusos y la incapacidad de Kiev para recuperar el control sobre los territorios perdidos no ayudan al ya bajo nivel de apoyo al Presidente entre la población, que se enfrenta a una endurecida y tremendamente impopular política de movilización militar que viola los derechos humanos. Según el Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia, la aprobación a Zelensky en el Ejército no superaría el 20%, son datos basados en encuestas sociológicas cerradas, realizadas por estadounidenses y europeos. De este modo, “el nivel de apoyo a Zelensky habría caído al 17% y sigue descendiendo”, mientras “más del 70% de la población no confía en los medios de comunicación ucranianos, y cerca de 90% desearía abandonar el país”.

Pero Occidente no cree en lágrimas y comienza a barajar opciones sin Zelensky, ya que después de sacarle el jugo, el títere ya no les sirve, es un cadáver político, pues ha perdido cualquier capacidad para negociar una paz con Rusia, la cual ha advertido que solo negociaría con un Presidente legítimo de Ucrania y lo ha incluido en una lista de búsqueda y captura. Grave problema que afronta ahora el occidente rusófobo, ya que Rusia no es solo un gigante militar, sino también un gigante político, cuenta con un Presidente con la mayor legitimidad de toda su historia y tras el cual se alinea todo un pueblo unido y patriota con elevada moral de combate.

Ver fuente