2 marzo, 2024

‘Vive dentro’ es un ejemplo impecable de terror de instituto. La colisión perfecta entre un capítulo de ‘Yo nunca’ y cine de monstruos sobrenatural

'Vive dentro' es un ejemplo impecable de terror de instituto. La colisión perfecta entre un capítulo de 'Yo nunca' y cine de monstruos sobrenatural


Los cines españoles por fin reciben el 26 de enero ‘Vive Dentro’, ganadora del premio del público en el festival South by Southwest y presentada en la Sección Oficial del Festival de Sitges. Es el primer largometraje del director estadounidense Bishal Dutta, que viene apadrinado por los productores deDéjame salir’ y ‘Nosotros’, aunque se aleje del tono de las películas de Jordan Peele para acercarse al estilo del cine dirigido a adolescentes tradicional.

De hecho, la película podría ser la colisión perfecta entre un capítulo largo deYo nunca’ y uno de ‘Pesadillas’ en donde incluso contamos con Megan Shuri, de la serie de Netflix, encabezando el reparto. Aquí interpreta a Sam, una joven india-estadounidense desesperada por encajar en el instituto. Como en el conflicto de Devi en la serie, prefiere rechazar su cultura y su familia para ser como el resto de sus compañeros.

Contenido

Cine de terror young adult con recado cultural

La ruptura de género cambia de comedia al horror cuando un espíritu demoníaco se aferra a su antigua mejor amiga, lo que cambia las tornas y deberá introducirse aún más en su cultura para derrotarlo. Una base que lleva la mitología hindú a institutos de EEUU en la onda de algunas películas recientes como ‘Friend Request’ (2016), ‘7 Deseos’ (2017) o ‘Verdad o reto’ (2018), en donde las protagonistas se enfrentan a un conflicto moral que suele incluir dejar de lado a una amiga para obtener popularidad.

No es la única muestra de cine de instituto con influencias de J-Horror y la originalidad no es precisamente su mayor valor, pero acata con profesionalidad la tarea y resulta competente en varios aspectos. Pese a estar calificada como PG-13, a veces tiene momentos intensos e incluso una muerte bastante salvaje que recuerda a ‘Pesadilla en Elm Street’, sacando buen jugo al hecho de que durante la mayor parte de la película no veamos a la entidad sobrenatural que sirve de némesis.

It Lives Inside2

Por otro lado, cuando se nos deja ver, cumple con el ingrediente básico de una Creature Feature decente: un buen monstruo de FX prácticos creado nada menos que por Todd Masters, un nombre clásico del género detrás de ‘Historias de la cripta’, ‘True Blood’ o ‘Slither’, que aquí hace honor a su legado con un prostético estupendo que da réplica a algunas creaciones digitales de películas similares, aunque se reserve, como es tradición de vieja escuela, para sus minutos finales.

Tradición y legado familiar contra el mal

Pero no es la criatura o los demonios lo que hacen especial ‘Vive Dentro’, una película muy estándar y discreta en su desarrollo cuyo único elemento especial es el factor cultural. Por una parte el lore de su entidad es curiosa y da cierta perspectiva con respecto a cómo vemos a “el hombre del saco” en diferentes cultura, pero por otra, lo interesante es el conjunto de ritos familiares y religiosos de cocinar comidas y ofrendas para enfrentarse al monstruo, que tienen una peculiaridad estrafalaria. En pocas películas del universo Warren tienen que hacer unas samosas caseras para espantar a los demonios.

Con todo, tampoco es la primera vez que hemos visto algo así. Los parecidos con el episodio  ‘Bad Feng Shui’ de la serie ‘The Haunting Hour’, otro magnífico ejemplo de terror para chavales de R.L. Stine, son manifiestos. En aquella era una niña chino-estadounidense, también enfadada con su madre, la que evocaba demonios por no respetar su cultura original. Otros episodios de la serie ‘Two Sentence Horror Stories’ también jugaban con los problemas de la aceptación multicultural en Estados Unidos a través del terror.

It Lives Inside

Desde luego que ’Vive Dentro’ no llega para cambiar el género, pero es competente, tiene una fotografía cuidada y saca cierto músculo al compararse tanto con piezas sacadinero sin muchos valores de Blumhouse con superproducciones de terror recientes con las que coincide en numerosos detalles, como ‘The Boogeyman’. También es un pequeño soplo de aire fresco en un mercado saturado alejarse de los crucifijos y los rezos como forma de ahuyentar a los malos espíritus.

En Espinof:



Source link