20 abril, 2024

Somnífero común podría reducir acumulación de proteínas del Alzheimer

Somnífero común podría reducir acumulación de proteínas del Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer sigue siendo un objeto de investigación de los científicos, ya que aún se desconoce mucho sobre ella. Esta vez, un grupo de científicos descubrió que el uso de somníferos para conciliar el sueño podría reducir la acumulación de cúmulos tóxicos de proteínas en el líquido que limpia el cerebro cada noche.

Los investigadores de la Universidad de Washington en San Luis descubrieron que las personas que tomaron suvorexant, un tratamiento habitual para el insomnio, durante dos noches en una clínica del sueño experimentaron un ligero descenso de dos proteínas, la beta-amiloide y la tau, que se acumulan en la enfermedad de Alzheimer, según el artículo publicado en Annals of Neurology reseñado por Sputnik.

Las primeras señales de Alzheimer son la pérdida de memoria y el deterioro cognitivo. Sin embargo, cuando detectan estos síntomas, ya los niveles de beta-amiloide anormal casi han alcanzado su punto máximo, formando unos cúmulos llamados placas que obstruyen las células cerebrales.

Aún así, hay una conexión entre los trastornos del sueño y la enfermedad. Los científicos creen que esto puede indicar a la patología. De ahí que los investigadores sugieren que promover el sueño podría ser una forma de prevenir la enfermedad de Alzheimer, al permitir que el cerebro se deshaga de las proteínas sobrantes y otros productos de desecho del día.

“Sería prematuro que las personas preocupadas por desarrollar Alzheimer lo interpretaran como una razón para empezar a tomar suvorexant todas las noches”, advirtió el neurólogo Brendan Lucey, del Centro de Medicina del Sueño de la Universidad de Washington.

El uso de somníferos durante periodos prolongados tampoco es una solución ideal para quienes duermen poco, ya que dichos fármacos podrían causar adicción. Los investigadores destacaron que una fase de sueño no profundo podría ser una de las causas de los niveles elevados de cantidades de las proteínas la tau beta-amiloide. En este sentido, los fármacos pueden adormecer a las personas con episodios de sueño más superficiales.

Lucey y sus colegas querían comprobar si la ayuda de somníferos podría reducir los niveles de estas proteínas en el líquido cefalorraquídeo que baña el cerebro y la médula espinal.



Ver fuente