23 abril, 2024
Siempre en la calle - Últimas Noticias

Desde hace muchos años formo parte de un colectivo, que junto a otros, siempre hemos participado en las manifestaciones con motivo del primero de mayo. Hemos estado en Caracas y en nuestra ciudad, Maracaibo. Hemos sido poco en algunas oportunidades y mucho en unas cuantas. Hemos estado en la cuarta y en la revolución. Lo que ha sido invariable, es que procuramos expresar las preocupaciones, aspiraciones y propuestas que como trabajadores y trabajadoras tenemos, aunque resulten incómodas, por utilizar una palabra elegante, para ciertos dirigentes.

Nos hemos opuesto a esa añeja práctica, que promueven las empresas, que básicamente consiste en banalizar la fecha y reducirla a una parrilla, con licor y en el mejor de los casos un sorteo de algo. Al contrario, buscamos reiterar que el conmemoramos el primero de mayo, como forma de reconocimiento a nuestras luchas y en particular de quienes hace más de un siglo en la ciudad de Chicago, en el estado de Illinois (EUA), salieron a reivindicar el derecho a una jornada de trabajo de ocho horas, entre otros aspectos. Recordamos a esos compañeros y compañeras que fueron reprimidos, algunos judicializados y unos cuantos condenados a muerte.

Este primero de mayo no puede ser diferente, debemos estar en la calles, manifestándonos y expresando nuestros problemas, aspiraciones y propuestas. Este año en particular, el asunto del salario es clave. Un tema que se ve afectado por un escenario de agresión a nuestro país, lo que supone verlo en una perspectiva atípica. Es la ocasión propicia para que el ejecutivo nacional realice los anuncios de rigor.

Ahora bien, más allá de la fecha, conviene apuntar que los trabajadores y las trabajadoras hemos logrado avanzar en la medida en que nuestra capacidad organizativa es mayor, puesto que eso nos permite afectar la correlación de fuerzas vigentes. Es así como nuestra mirada no debe restringirse solo a un pliego de peticiones, sino que debe incorporar las tareas necesarias para que nuestras organizaciones, como los sindicatos y sus dirigentes, sean expresión de estos intereses de clase.

Manifestemos conscientemente, de manera organizada, con alegría, no seremos los únicos, pues este primero de mayo en el resto del mundo habrá otros como nosotros y nosotras.



Ver fuente