3 marzo, 2024

Ron DeSantis pone fin a su campaña por la candidatura presidencial republicana de 2024

Ron DeSantis pone fin a su campaña por la candidatura presidencial republicana de 2024


Su partida deja a la exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, como la única alternativa a Trump en la carrera republicana

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, quien entró en las primarias presidenciales republicanas como la mayor amenaza de Donald Trump, anunció este domingo que pone fin a su candidatura a la Casa Blanca y respalda al expresidente.

Su anuncio, realizado con un video publicado en X, se produce después de un decepcionante segundo puesto en las asambleas partidarias republicanas de Iowa de la semana pasada.

«Si pudiera hacer algo para producir un resultado favorable, más actos de campaña, más entrevistas, lo haría, pero no puedo pedir a nuestros partidarios que ofrezcan voluntariamente su tiempo y donen sus recursos si no tenemos un camino claro hacia la victoria. En consecuencia, hoy suspendo mi campaña», dijo DeSantis.

Luego pregonó su apoyo a Trump: «Aunque he tenido desacuerdos con Donald Trump, por ejemplo sobre la pandemia del coronavirus y su nombramiento de Anthony Fauci, Trump es superior al actual titular, Joe Biden. Eso está claro».

Contenido

Seguirá al candidato republicano

«Firmé el compromiso de apoyar al candidato republicano y lo cumpliré. Tiene mi respaldo, porque no podemos volver a la vieja guardia republicana de antaño ni a la forma reenvasada de corporativismo acalorado que representa Nikki Haley», afirmó.

Su partida deja a la exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, como la única alternativa a Trump en la carrera republicana, pero sin mucho tiempo para consolidar el apoyo y alcanzar al favorito.

La decisión llegó tras días de conversaciones con sus donantes. Durante el fin de semana se hizo evidente que no había ni razones ni apoyo financiero para continuar con su candidatura.

DeSantis y su esposa Casey tomaron la decisión este domingo por la tarde, sorprendiendo a muchos de sus colaboradores y simpatizantes.

«El dinero no estaba allí para continuar», dijo un importante donante de DeSantis a CNN.

Carrera estrella

Es un golpe devastador para la prometedora carrera de una estrella republicana en ascenso, y su fracaso en alcanzar las elevadas expectativas de su candidatura causó una ola de dudas por parte de aliados y asesores cercanos. Algunos creen que DeSantis tardó demasiado en atacar al expresidente Donald Trump. Otros piensan que su equipo subestimó a la exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley.

Muchos aún siguen convencidos de que DeSantis no podría haber hecho nada para arrebatarle el partido a los leales y considerables seguidores de Trump.

“DeSantis llevó el libro de jugadas al límite”, dijo a CNN en las últimas semanas Steve Deace, un conocido comentarista de radio conservador y partidario del gobernador de Florida. “Es tan simple como: cuando comenzaron a acusar a Donald Trump, la gente no estaba lista para dejarlo atrás. Y para DeSantis, no era su momento”.

Por su parte, DeSantis atribuyó su desempeño a una serie de desafíos, incluido el tiempo invernal de Iowa, la lealtad de los medios conservadores a Trump y el aluvión sin precedentes de anuncios negativos en su contra. Una cosa que no criticó fue su discurso principal ante los votantes –su historial de logros en Florida– que continuó presentando en discurso tras discurso hasta sus momentos finales como candidato presidencial.

Caída en los números

El resultado de la semana pasada en Iowa resultó un golpe especialmente devastador. DeSantis había prometido ganar el estado, luego predijo que tendría un buen desempeño. En cambio, terminó casi 30 puntos detrás de Trump y apenas superó a Haley en el segundo lugar, minando su credibilidad junto con el entusiasmo por él.

DeSantis prometió seguir luchando, pero después de Iowa, para muchos a su alrededor estaba cada vez más claro que su campaña había seguido su curso.

Trump ahora puede atribuirse el mérito de haber alterado el futuro político de tres de los políticos republicanos más destacados y prometedores en su estado natal de adopción: DeSantis, el exgobernador Jeb Bush y el senador Marco Rubio (a los dos últimos superó en las primarias de las elecciones republicanas de 2016).

Se desconoce qué sigue para DeSantis, a quien, a sus 45 años, le quedan tres años de su segundo mandato como gobernador. En las últimas semanas, DeSantis ha plantado las semillas para una posible candidatura para 2028, afirmando que algunos simpatizantes de Trump ya la han alentado.

«Se me acercaban y me decían: ‘Te queremos en 2028, te amamos, hombre’», dijo recientemente el gobernador a los periodistas.

Candidatura

DeSantis tuvo un comienzo desfavorable en su camino hacia la candidatura republicana. No fue hasta su tercer mandato en la Cámara de Representantes de Estados Unidos en 2017 que comenzó a hacerse un nombre como leal defensor de Trump en Fox News. En el sitio web entonces conocido como Twitter, Trump llamó a DeSantis “¡un verdadero LUCHADOR!”

Con el respaldo de Trump, DeSantis ganó la gobernación de Florida en 2018. Luego, DeSantis pasó los siguientes cuatro años trazando un camino distinto al de su antiguo aliado. Encontró su camino al criticar a la comunidad médica durante la pandemia de coronavirus y se sumergió en controversias nacionales sobre inmigración, educación y cuestiones LGTBQ, ganándose una cobertura mediática aduladora por parte de los medios de derecha a lo largo del camino.

En el momento de su victoria por 19 puntos en la reelección en 2022, cuando una ola roja del Partido Republicano se esfumó en otros lugares y muchos candidatos respaldados por Trump se apagaron, una campaña presidencial era casi segura. Los republicanos que buscaban dejar atrás a Trump vieron un currículum notable: raíces obreras, estrella de las ligas menores, un atleta universitario en Yale, un título en derecho de Harvard, un veterano de la Marina y una familia joven y fotogénica.

Además, en ese momento DeSantis no había perdido una contienda politica.

“DeFuture”, declaró el New York Post, el tabloide publicado por el magnate de los medios conservador Rupert Mudoch, la mañana después de las elecciones intermedias, con DeSantis y su esposa Casey, una de sus principales confidentes, en la portada.

Campaña electoral

Pero DeSantis caminó lentamente en su entrada a la carrera (primero había un libro que vender y una sesión legislativa que supervisar) y, una vez dentro, luchó por cumplir con esas elevadas expectativas. Lo que es más relevante, DeSantis no logró convencer a otros aspirantes presidenciales republicanos de que él y Trump estaban solos en la cima del Partido Republicano y pasaron el verano de 2023 compitiendo contra un campo abarrotado en lugar del expresidente.

La campaña electoral resultó ser un entorno desafiante para DeSantis, quien se acostumbró a ser cortejado y castigar a los medios desde detrás de un atril. Sus adversarios políticos elevaron alegremente sus rígidas e incómodas interacciones con los votantes. En ocho meses como candidato, luchó por articular una justificación coherente para su candidatura y se enfocó más a menudo en sus logros pasados como gobernador que en sus ideas para el futuro.

Su campaña también estuvo plagada de sobrecostos y reestructuraciones que lo persiguieron durante todo el verano. Para cuando los habitantes de Iowa se reunieron, su campaña había sufrido un éxodo de personal y asesores y ya no publicaba anuncios.

Un candidato viable

Pese a eso, DeSantis siguió siendo un candidato viable hasta que comenzó la votación, un testimonio de un apetito incesante por las paradas de campaña y las apariciones en los medios. En Iowa, por ejemplo, visitó los 99 condados y se ganó el apoyo de la popular gobernadora republicana del estado, Kim Reynolds.

Pero quedó claro en los días posteriores a las asambleas partidarias de Iowa, cuando parecía cansado y abatido, que la rutina de la campaña había pasado factura. DeSantis sostuvo, sin embargo, que no se arrepiente de haberse postulado.

“Si me hubiera quedado al margen y los republicanos terminaran perdiendo en 2024, la gente habría dicho: ‘Oh, bueno, tuviste la oportunidad de hacer algo y no lo hiciste’”, dijo en una reciente entrevista. “Por lo tanto, cualquiera puede sentarse y quejarse al margen: entrar a la arena y luchar por lo que cree”.

Abre este enlace para unirte al canal de noticias en Whatsaap


noticiasaldiayalahora.co

Source link