29 mayo, 2024

Putin recibe a líderes africanos para impulsar negociación de paz

Putin recibe a líderes africanos para impulsar negociación de paz

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, recibió hoy a la delegación de siete líderes africanos para abordar su iniciativa de paz en Ucrania en medio de la contraofensiva lanzada por las fuerzas de Kiev, que pidió apoyarla con armas de largo alcance.

“Queridos amigos, no hemos sido nosotros, sino el liderazgo de Ucrania los que anunciaron que no llevarán a cabo ninguna negociación (…) Sin duda, estamos dispuestos a estudiar todas sus propuestas”, dijo Putin durante la reunión, que se celebró en el Palacio de Constantino de San Petersburgo.

Putin aseguró que Rusia valora la postura de los países africanos “a favor del mantenimiento de la estabilidad y la seguridad mundial”, así como “la formación de un modelo más justo de relaciones internacionales”.

“Quiero subrayar una vez más que estamos abiertos a un diálogo constructivo con todos que desean el establecimiento de la paz sobre los principios de la justicia y los intereses legítimos de las partes”, agregó.

ÁFRICA QUIERE PAZ

El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, por su parte consideró que ha llegado la hora de “terminar la guerra” en Ucrania.

“Ha llegado la hora para ambas partes de iniciar negociaciones y terminar la guerra”, le dijo Ramaphosa a Putin durante el encuentro, al que asistieron también otros los dirigentes de Senegal, Egipto, Uganda, Zambia, Congo y Comores

Agregó que “esta guerra causa inestabilidad y daño a varios países en todo el mundo”.

“Y nosotros, los países africanos, sentimos en carne propia las consecuencias de esa guerra”, aseguró.

Ramaphosa, que preside la delegación africana que llegó a Moscú tras entrevistarse con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, en Kiev, presentó ante Putin un plan de paz de 10 puntos y calificó de “histórica” la misión de los dirigentes africanos para contribuir a la solución del conflicto ucraniano.

El plan africano prevé la solución pacífica del conflicto, negociaciones de paz, desescalada por ambas partes, reconocimiento de la soberanía de los países según la carta y los principios de la ONU, garantías de seguridad para todos, así como el levantamiento de trabas al movimiento de cereales y fertilizantes de ambos países y el apoyo humanitario a las víctimas del conflicto, incluido los niños, que “se han convertido en rehenes” y “deben volver” a sus casas.



Ver fuente