9 junio, 2023

Proponen adecuar la UCV a la realidad del país

Proponen adecuar la UCV a la realidad del país


El 26 de mayo, luego de 12 años de trabas y retrasos, será la primera vuelta para elegir a quienes estarán al frente del rectorado, los vicerrectorados académico y administrativo, secretaría, decanatos y representantes profesorales ante el Consejo Universitario y los consejos de facultad y escuela, en la Universidad Central de Venezuela.

Para estas elecciones al rectorado se han presentado siete planchas. Juntos por el Patrimonio, un grupo progresista en su propuestas y bases, presenta como candidato a rector a Miguel Alfonso, profesor titular e investigador y miembro del Consejo Universitario.

Lo acompaña para vicerrector académico Lermit Rosell Puche, profesor titular e investigador y representante profesoral de la Asamblea Nacional ante el Consejo Nacional de Universidades (CNU). Para optar a la Secretaría está Alicia Cáceres, profesora e investigadora de la Facultad de Ciencias.

La propuesta de Juntos por el Patrimonio es actualizar la universidad a la realidad, para que responda a las necesidades del país y la gente, con planes concretos y administrando bien los recursos que llegan, tanto del presupuesto como de ingresos propios.

“Esto implica hacer cambios en los procesos administrativos, un mayor control y tener un ejercicio ético. En estos 14 años que ha estado la UCV sin elecciones ha pasado de todo.

Hay que reconstruirlo todo para dar respuestas concretas a la problemática social del país”, comentó Miguel Alfonso.

La plantilla académica ha disminuido al pasar de 44.000 estudiantes en 2016 a 20.140 en 2023, lo que representa una reducción de 54%. “A nivel profesoral, de empleados y obreros no tenemos datos pero sabemos por el quehacer diario que se ha reducido también. Hay cátedras que no tienen profesores”, amplió el candidato a rector.

Otra propuesta es aumentar la matrícula en paralelo al Sistema Nacional de Ingresos de la Opsu, “porque ahora entra un grupo que no es cónsono con la estructura social del país, y debe ser más un derecho que un privilegio”, propone Alfonso.

Para Lermit Rosell Puche, candidato a vicerrector académico, es necesario reestructurar los currículos y planes de estudio. “Nuestros planes de estudio y currículos tienen años, algunos de ellos siglos, sin hacerle un cambio profundo que respondan a los intereses de la nación”, propuso.

Propone Rosell realzar las actividades de extensión universitaria, “para generar un proceso dialógico constante de la UCV con su entorno, con una educación de calidad que responda a esos intereses”.

Propone además Rosell que “las personas que están cerca de la UCV se empoderen de los espacios para la cultura, el deporte, recreación, y con eso se involucran en la protección de más de 50 millones de dólares que el Estado venezolano ha invertido en el rescate del patrimonio de la universidad”.

Los ingresos propios son una caja negra. Para Lermit Rosell Puche, candidato a vicerrector académico por Juntos por el Patrimonio, “uno de los problemas más importantes de la UCV es lo relativo a la parte financiera”.

Por su parte, Miguel Alfonso denunció que “hay muchas cosas que son cajas negras, no solamente los recursos financieros e ingresos propios, hay muchas decisiones académicas que son cajas negras. Al hacerlos más transparentes se democratizan todos esos procesos y se forman criterios sobre la toma de decisiones”.

Asimismo, expuso Alfonso que “estas autoridades rectorales convirtieron el pensamiento único dentro de la UCV y generaron un foco subversivo y de allí salieron las guarimbas del 2013 y 2017, auspiciadas por profesores y autoridades y eso hay que decirlo. La relación se rompió desde el momento que asumieron una posición política partidista que no ayudó. La universidad tiene que cooperar con las políticas del Estado. Es una falla enorme que la universidad no haya dado respuestas públicas ante la realidad del país”.

“Los ingresos propios son uno de los grandes temas de las cajas negras. Si se distribuyen de manera transparente van a ayudar a cubrir algunas necesidades de la universidad, asegura Miguel Alfonso, y agrega que “hay muchos ingresos propios, más allá de la Fundación UCV y la Fundación Andrés Bello. Todas las facultades tienen ingresos propios pero no los declaran, ni siquiera internamente en las dependencias centrales”, reveló el candidato a rector.

“La Fundación UCV, que maneja los estadios, tiene que rendir en una asamblea del Consejo Universitario una vez al año sus cuentas, y desde 2015 no lo hacen”, puntualizó.

Paradójico

Miguel Alfonso considera contradictoria las posturas de las autoridades universitarias con los hechos. “No aceptaron el planteamiento del Consejo Nacional Electoral que ofreció máquinas, software, plataforma y el equipo técnico gratis para estas elecciones porque violaba la autonomía universitaria, pero los recursos se lo pidieron al Estado. En enero eran 40.000 dólares y ahora están pidiendo a la Opsu y al Ministerio de Educación Universitaria 71.000 dólares que es por donde va el presupuesto. Esas relaciones son contradictorias”.

Lermit Rosell Puche expuso que “las mismas autoridades universitarias sabotearon el trabajo que se hace allí. Los responsables del cuido del patrimonio negaban información necesaria, planos, elementos, construcciones nuevas.

Abandonaron a la UCV por desidia, a propósito, al punto de que la universidad podría perder el privilegio de ser patrimonio arquitectónico de la humanidad. Y tienen la desvergüenza de exigir el dinero para ellos administrarlo y hacer las remodelaciones”.



ultimasnoticias.com.ve

Source link