30 mayo, 2024

¿Por qué Jackie Robinson tiene dos placas del Salón de la Fama?

¿Por qué Jackie Robinson tiene dos placas del Salón de la Fama?


La carrera con los Dodgers por la que Robinson deseaba ser juzgado duró solo 10 temporadas. Sin embargo, los logros fueron bastante elevados, ya que fue un miembro clave de seis equipos ganadores del banderín de la Liga Nacional y de un club campeón de la Serie Mundial.

Es imposible saber si los votantes individuales utilizaron los deseos de Robinson como sus pautas personales. Sin embargo, el 77.5% de ellos (124 de 160) marcaron el nombre de Jackie en la papeleta para convertirlo en un miembro del Salón de la Fama en su primer año de elegibilidad.

“Creo que los escritores eligieron a Jackie no a pesar de su color ni por ello”, dijo Branch Rickey, el gerente general de los Dodgers que firmó a Robinson, al enterarse del resultado de la elección en enero de 1962. “Lo eligieron por sus méritos”.

El ex compañero de equipo de Robinson en los Dodgers, Pee Wee Reese, conocía lo que le había pedido Robinson a los votantes, pero repitió el sentimiento de Rickey.

“No creo que eso ni siquiera cruzara la mente de alguien que vio a Jack hacer tanto en un terreno de béisbol como yo”, apuntó Reese.

Considerando los deseos de Robinson antes del proceso de elección, la inscripción en su placa siguió el mismo patrón. Aunque todos en todo el país reconocían el impacto colosal que había tenido no solo en el béisbol sino también en el resto del mundo deportivo y en la sociedad estadounidense en general, nada de esto quedó plasmado en la lámina que colgaría en Cooperstown.

Dentro del museo, la simplicidad del lenguaje y la falta de más detalles sobre la carrera no eran del todo únicas en el caso de Robinson. Por ejemplo, la placa de Babe Ruth lo elogia como el “mayor atractivo en la historia del béisbol”, pero luego pasa por alto sus estadísticas asombrosas al describirlo como “poseedor de muchos récords de jonrones y otros de bateo” y afirmar que “reunió” 714 jonrones.

A lo largo de los años, a medida que más jugadores eran incluidos, las placas y el lenguaje en ellas comenzaron a evolucionar. Además de estadísticas más detalladas que contaban historias más profundas de las carreras de los jugadores, comenzaron a incluir apodos coloridos como “The Sandman” para el panameño Mariano Rivera y “The Hawk” para Andre Dawson.

Y en 1998, Larry Doby, quien se unió a Cleveland menos de tres meses después de que Robinson debutara con Brooklyn, fue exaltado a Cooperstown. Las últimas palabras de la primera oración en su distintivo del Salón de la Fama celebran a Doby por “integrar la Liga Americana en 1947”.

noticiasaldiayalahora.co

Source link