31 marzo, 2023

Otra carta que llega desde el Más Allá

Otra carta que llega desde el Más Allá


De Ray Dandridge para Scott Rolen

Mi apreciado Scott: He sido el pelotero con más sobre nombres. Como tenía las piernas cortas y en forma de paréntesis, me llamaron Hooks, Squat, Talúa y hasta Mamerto.

Parece que fanáticos y periodistas ponían más atención en cuáles apodos acomodarme, que los lanzadores en cuáles lanzamientos tirarme.

Bueno… Te escribo, porque como tú, fui tercera base, pero no pude llegar a Grandes Ligas por no ser blanco. Sin embargo, entre 1933 y 1944, jugué en las Ligas Negras para el Indianápolis Stars, Nashville Giants, Newark Dodgers y Newark Eagles. Además, me llevaron como importado a todos los países de habla hispana donde había campeonatos y en los cuales a veces también jugaba como shortstop.

Por cierto, en 1989, me elevaron al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano y dos años antes, 1987, al de Cooperstown. Además, desde 1994 estoy en este Más Acá, que Uds. llaman Más Allá.

Y ya celebro que dentro de unos días, el domingo 23 de julio, serás elevado al Hall de la Fama. Te recibiremos con todos los honores que mereces.

Me gusta que toda tu vida hayas amado al beisbol. Pasaste la adolescencia con un par de posters en la pared de tu habitación, uno de Don Mattingly, el otro Kirk Gibson.

Y apenas comenzaste a jugar en High School, más de un equipo tenía scouts siguiéndote juego tras juego, como Medias Blancas, Angelinos y Phillies.

Bueno, te firmaron para Philadelphia en 1993, por 250 mil dólares, buen dinero en esa época, y ya en 1996 andabas con el uniforme del equipo grande. El coach de infielders, John Vukovich, se dijo asombrado, porque tu primer día de entrenamiento en Clearwater, ya con los Phillies, estabas en el terreno, uniformado, listo para la práctica, a las seis de la mañana.

“Esos deseos, esa disposición, no se ven a menudo”, comentó Vukovich después, ante los reporteros.

Recuerdo que quienes te habían comparado con Brooks Robinson, Mike Schmidt y Cal Ripken Jr. estaban muy felices, porque fuiste El Novato del Año en 1997. Y al año siguiente, solo a los 23 de edad, disparaste 31 jonrones, impulsaste 110 carreras y fuiste sensacional a la defensiva.

Lo demás fue una interesante carrera de 17 temporadas, hasta el 2012, durante las cuales jamás apareciste en una posición diferente, fueron dos mil 23 juegos en tercera base, con promedio defensivo de 968.

Al bate, dejaste 281, 316 jonrones y mil 287 carreras remolcadas. Apareciste en tres postemporadas, incluso dos Series Mundiales.

¡Bienvenido a Cooperstown, orgullo de Evansville, Indiana!… Soy tu admirador. Y por si te interesa mi real nombre, Raymond Emmitt Dandridge.



ultimasnoticias.com.ve

Source link