19 julio, 2024

Nelson Rafael Bustamante Abidar | Renovar, restaurar y remodelar: ¡Estas son las diferencias!

Nelson Rafael Bustamante Abidar - Renovar, restaurar y remodelar ¡Estas son las diferencias! - FOTO

Hacerle algunos retoques a una vivienda o un edificio implica muchas cosas y admite una gran variedad de conceptos que, a pesar de sonar algo similares, son entre ellos bastante discordantes

DAT.- La mayoría de las personas, a la hora de hablar sobre realizar reformas en una vivienda, usa de manera indistinta los términos renovar, remodelar y restaurar, sin importar la naturaleza real del proyecto u obra a acometer. Ahora bien, esos conceptos poseen unas cuantas diferencias entre sí.

Explica Nelson Rafael Bustamante que renovar una cocina es algo totalmente distinto a, por ejemplo, remodelar el hogar o realizar una restauración simple. A continuación se especifican las mencionadas diferencias:

Renovar: Se refiere al acto de actualizar o modernizar. Dicho de otro modo, una renovación hace que una habitación o toda la casa se vea mejor al arreglar lo que ya está allí y añadir nuevos elementos.

A modo de ejemplo, si lo que se va a renovar es un baño entonces lo que se necesitará es retirar todo aquello que sea reemplazable y añadir elementos nuevos como una ducha, inodoro, lavabo o azulejos, así como cambiar la grifería y la iluminación.

Remodelar: Trata sobre cambiar la estructura o la forma de una habitación o edificio por completo. Y es que, una vez se comienza a vaciar, añadir o quitar paredes, elevar techos o ampliar los espacios, se entra directamente en el territorio de la remodelación.

Los entornos de remodelación tienen su complejidad porque más de una vez se tienen que tocar estructuras y volver a pensar en medidas. En general, implica cambios en el interior del hogar y del equipamiento doméstico. Y acá hablamos de cambios drásticos.

LEA TAMBIÉN | Nelson Rafael Bustamante Abidar | ¿Quieres remodelar tu piso? ¡Esto es lo que tienes que saber para lograrlo!

Restaurar: Es el acto de devolver la estructura al estado original. Esto es común en edificios históricos, pero también se aplica en cualquier proyecto de mejora importante en el hogar. La reparación de paredes, el reemplazo de accesorios, la eliminación de alfombras viejas y el acabado de los suelos de madera son ejemplos de lo que puede involucrar un proyecto de restauración.

Dependiendo de la condición de una casa, la restauración puede ser la opción más rentable. Si la casa tiene buenos cimientos y no necesita renovaciones importantes, el trabajo implica realizar solo reparaciones necesarias.

(Con información de Nelson Rafael Bustamante Abidar)