20 julio, 2024

Lula firmó el decreto de control de armas de fuego en Brasil

Lula firmó el decreto de control de armas de fuego en Brasil

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, firmó ayer el decreto que regula el uso y control responsable de las armas de fuego, con el propósito de disminuir los índices de violencia en la nación suramericana, reseñó Prensa Latina.

La medida forma parte del Programa de Acción en Seguridad, que adelanta el Gobierno de Brasil, con la que busca reducir la cantidad de armas y municiones a las que pueden acceder civiles para defensa personal y las que pueden ser adquiridas por cazadores, tiradores y coleccionistas (Cacs).

Al respecto, el decreto contempla prohibir a las Cacs transitar por el territorio nacional con artefactos y provisiones bélicas, además de restringir el funcionamiento de los clubes de tiro.

Esto ha representado para Brasil que la adquisición de armas y municiones aumentara hasta siete veces durante la presidencia de Jair Bolsonaro, ya que la cifra de personas con permisión Cacs era de 117,5 mil, y para el cierre de 2022, según datos del anuario de Seguridad Pública, contó con 783,4 mil certificados de registros.

Anteriormente, los civiles podían comprar hasta cuatro armas de uso permitido para la defensa personal, sin la necesidad de comprobar la efectiva necesidad.

Antes de la publicación del decreto, estaba permitido que el civil adquiriera hasta cuatro armas para su defensa personal, y la adquisición de 200 municiones al año.

Defensa de la Amazonía

Durante una ceremonia en el Palacio del Planalto, sede del Poder Ejecutivo, Lula presentó un plan específico para el combate a la creciente violencia en la Amazonía, así como restricciones a la venta de armas. En total fueron nueve las medidas, decretos y proyectos de ley anunciados, refiere Telesur.

Entre ellos, destaca el llamado Programa de Acción en Seguridad (PAS), que incluye medidas para combatir la violencia en las escuelas, cuyos ataques se multiplicaron en Brasil en los últimos años y ahora pasan a ser catalogados como crímenes atroces.

También resaltó el anuncio del Plan de Seguridad y Soberanía para la Amazonía (AMAS), con la intención de luchar contra la creciente violencia en la mayor selva tropical del mundo, especialmente para hacerle frente el narcotráfico, la minería ilegal y los crímenes ambientales.

AMAS prevé una inversión de 2.000 millones de reales (unos 416,7 millones de dólares) para el montaje de bases y la compra de patrullas, armas, helicópteros y lanchas blindadas destinadas a las fuerzas de seguridad que actúan en esa región.

“En la Amazonía, con 5 millones de kms cuadrados, un área mayor que Europa, es que se está fomentando el crimen organizado, el narcotráfico y todo lo que es ilícito en Brasil. Tenemos que actuar para que no sea en la selva brasileña, tan deseada para ser preservada por todo el mundo, que se fomente la violencia”, aseveró Lula.

Las iniciativas se dieron a conocer un día después de que un informe divulgara que, pese a que las muertes violentas en Brasil cayeron en el 2022 a su menor nivel en 11 años, la violencia sigue preocupando en la Amazonía; así como las violaciones sexuales y crímenes asociados al racismo, homofobia, feminicidio y estafas.



Ver fuente