22 febrero, 2024

Las claves del proceso legal que se le seguirá a Trump

Las claves del proceso legal que se le seguirá a Trump


Luego de que el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, se convirtiera en el primero en la historia del país en ser imputado penalmente, la defensa tendrá que capotear un proceso en el que la falsificación de documentos se destaca como el cargo más probable. Sin embargo, el camino para un posible juicio y sentencia dista de entorpecer los planes de Trump de volver a la Presidencia en las elecciones de 2024, ya que tomaría más de un año. Una eventual reelección y veredicto en contra entrarían en aguas legales desconocidas.

Una situación legal que vislumbra un proceso lejos de ser rutinario.

La imputación penal contra Donald Trump no solo es la primera contra un ex jefe de Estado, sino que de forma inédita coincidiría con un acusado envuelto en una campaña para volver a la Presidencia.

El líder republicano afronta este panorama luego de que un gran jurado de Nueva York resolviera acusarlo formalmente en un caso relacionado con el presunto soborno por 130.000 dólares a la estrella de cine porno, Stormy Daniels -cuyo nombre real es Stephanie Gregory- para comprar su silencio sobre un supuesto encuentro sexual extramatrimonial que habrían sostenido.

El pago se habría efectuado mediante el abogado Michael Cohen, durante la primera campaña a la Presidencia del magnate convertido en político, en 2016.

Al llegar en un momento de profundas divisiones políticas es probable que los cargos refuercen, en vez de retractar, las visiones enfrentadas de aquellos que consideran la rendición de cuentas como un proceso a destiempo; y aquellos que, como Trump, sienten que el republicano está siendo atacado con fines políticos por un fiscal demócrata.

A continuación, las principales circunstancias judiciales que deberá enfrentar el polémico exjefe de Estado:

Contenido

1. Trump se entregaría la próxima semana

Está previsto que el hombre que gobernó Estados Unidos entre 2017 y 2021 comparezca ante el tribunal para su lectura de cargos el próximo martes 4 de abril.

‘The New York Times’ destaca que en esa cita al exmandatario le tomarán las huellas dactilares, será fotografiado e incluso podría ser esposado, siguiendo los pasos tradicionales de un proceso judicial tras ser acusado por un gran jurado.

Pero ante un caso penal sin precedentes contra un expresidente podría haber cambios o adaptaciones.

Se espera que Trump esté acompañado, en cada paso de su comparecencia ante un juez en el imponente Edificio de Tribunales Penales del Bajo Manhattan, por agentes armados del Servicio Secreto de EE. UU.

No existe un manual de instrucciones para fichar a un exmandatario con la protección del Estado y cuyos agentes tienen la tarea de proteger a los expresidentes hasta que comuniquen que no lo necesitan. Trump ha mantenido esa opción, por lo que los agentes deberán estar a su lado en todo momento.

«Este sería un caso atípico único», recalcó Jeremy Saland, abogado defensor y exfiscal en Manhattan.

Asimismo, en esta vista judicial se establecerán varias fechas para los procedimientos venideros del caso.

Sin embargo, ante un equipo de abogados que se prevé luchará con uñas y dientes contra los cargos antes de llegar a la fase de juicio, para lo cual presentarían mociones en un intento por excluir pruebas y testimonios, se desencadenaría la reprogramación de citas y plazos.

Por tanto, la fecha definitiva del juicio será difícil de alcanzar con meses de antelación.

Pero Trump no será arrestado, pese a la imputación, la cárcel para él solo llegaría en caso de que sea declarado culpable en un juicio, subrayan los expertos.

Trump se presentará ante un juez y un jurado en una ciudad predominantemente demócrata y el juez que se espera presida el caso, Juan Merchan, supervisó previamente la condena de la empresa familiar del magnate convertido en político.

2. Falsificación de documentos, el cargo más probable contra Donald Trump

La parte acusadora señala que Trump reembolsó a Cohen los pagos de Daniels mientras era presidente y los fiscales federales que acusaron a quien fuera su abogado indicaron en documentos judiciales que los pagos se registraron «falsamente» como servicios legales.

En este sentido, y aunque los cargos aún no han sido divulgados, los analistas legales resaltan que es probable que el exgobernante sea procesado por falsificación de registros comerciales, ya que habría ocultado la verdadera naturaleza de los desembolsos.

Se trata de una acción que suele ser calificada como un delito menor.

La parte inusual sería cómo elevar ese cargo a delito grave. En Nueva York, la falsificación de registros puede convertirse en un hecho grave si el fraude ayudó a cometer u ocultar otro delito previsto.

Los fiscales entonces deberán probar que Trump falsificó registros para encubrir una segunda infracción.

Una posibilidad, según reporta ‘The New York Times’, es que la parte acusadora pueda afirmar que el pago en sí violó la ley estatal de financiamiento de campañas, por haber sido una donación secreta ilegal para impulsar su postulación.

Pero usar la ley electoral estatal de esa manera, y en un caso que involucra a un candidato federal, no estatal, es una teoría legal no probada, indican algunos expertos legales. Una clave más de lo inédito que resulta el caso contra el líder republicano.

Los abogados de Trump podrían tomar ese posible vacío para refutar la acusación.

3. El pulso por la impugnación

Una de las principales ordenanzas que la defensa tiene la posibilidad de cuestionar es si el estatuto de limitaciones, cinco años en este caso, debería haberse agotado.

Según la ley del estado de Nueva York, ese estatuto se puede extender si el acusado ha permanecido fuera del estado, pero Trump puede argumentar que no se debe aplicar en su caso por el hecho de que servía como presidente de EE. UU.

«Hay una gran cantidad de posibilidades (…) Este es un caso de ensueño para los abogados defensores», señaló David Shapiro, exagente del FBI y fiscal y profesor del John Jay College of Criminal Justice en Nueva York, al referirse a las particularidades y excepciones que pueden sobresalir durante el proceso penal.

Sin embargo, la parte acusadora puede destacar el hecho de que el abogado Michael Cohen, a través del que se habría hecho el pago a Daniels, reconoció sus actuaciones bajo la orden de Trump.

De hecho, los fiscales federales de Nueva York acusaron a Cohen en 2018 de violar las leyes de financiamiento de campañas, argumentando que los pagos equivalían a una ayuda inadmisible para la campaña presidencial de Trump.

Cohen se declaró culpable de esos cargos y de imputaciones por evasión de impuestos no relacionados y cumplió condena en una prisión federal.

No obstante, Trump insiste en negar las afirmaciones de Daniels y su equipo de abogados la ha acusado de extorsión.

4. Un juicio contra Trump tardaría más de un año en iniciar

Cualquier posible juicio contra el hombre que aspira a volver a ocupar la Casa Blanca aún está a más de un año de distancia, ratifican los expertos legales, lo que plantea la posibilidad de que Trump pueda enfrentarse a un jurado en un tribunal de Manhattan durante o incluso después de la campaña presidencial de 2024.

Un antecedente de esta previsión es que en 2022 los casos penales promedio en Manhattan tomaron más de 900 días para pasar de imputación a veredicto en un juicio, según datos de la división de servicios de justicia penal del estado de Nueva York.

Y en el caso de Trump, ante las múltiples mociones que presentaría la defensa, el proceso es muy probable que se dilate.

Ante este panorama, cualquier debate en los estrados judiciales se retrasaría más allá del día de las elecciones en noviembre de 2024.

Ahora, en caso de que Donald Trump ganara los comicios se trataría de un presidente electo y posteriormente un mandatario en toda regla. Enjuiciar a una persona en dichas circunstancias es hasta el momento un terreno penal desconocido en la historia del país.

«Esto no tiene precedentes por lo que resulta difícil (…) Creo que es complicado», afirmó Karen Friedman Agnifilo, exfiscal adjunta del distrito de Manhattan.

5. ¿Qué otras investigaciones criminales enfrenta Donald Trump?

El Departamento de Justicia también investiga el intento de subversión electoral del expresidente y su incitación al asalto al Capitolio ocurrido el 6 de enero de 2021, cuando cientos de sus simpatizantes irrumpieron en momentos en que los legisladores ratificaban la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales. Sin pruebas, Trump inisistió en que se trató de un «fraude».

Además, en una pesquisa criminal sobre la retención de documentos clasificados por parte del exgobernante en su propiedad de Mar-a-Lago, en Florida, los fiscales federales evalúan si Trump retuvo deliberadamente información de seguridad nacional y obstruyó a la Justicia.

El líder republicano también se encuentra bajo investigación en el estado de Georgia por supuesto intento de interferencia electoral y perjurio, relacionado con el mismo proceso electoral.

La fiscal del condado de Fulton, Fani Willis, solicitó un gran jurado y recomendó acusaciones.

Asimismo, el hombre que aspira a volver a la Presidencia encara un juicio por difamación derivado de una acusación de violación hecha por la escritora E. Jean Carroll, señalamiento que Trump niega.

Por lo pronto, la acusación por el presunto pago a Stormy Daniels pone a Trump en un difícil escenario en el que tendrá que luchar simultáneamente por su libertad y su futuro político.

Si bien no obstaculizaría su intento de volver a la Presidencia, aún queda el riesgo de hacer frente a las otras amenazas legales potencialmente más peligrosas que la de su primera imputación penal.

Con información de AP, AFP y medios locales


noticiasaldiayalahora.co

Source link