14 junio, 2024

La realidad de la Miss Zulia Isabel Martínez

La realidad de la Miss Zulia Isabel Martínez


Cuando tenía 20 años en 1978, Isabel Martínez representó a Zulia en el certamen de belleza más importante del país, el Miss Venezuela. Durante su año de concurso ostentó la banda de «Miss Amistad», que le fue otorgada por sus compañeras. 

A través de las redes sociales circula una imagen que refleja la difícil situación que viven algunos venezolanos en la actualidad. Se trata de Isabel Martínez, quien fuera coronada Miss Zulia en 1978. Fue captada por las cámaras mientras buscaba comida entre los desechos de un contenedor de basura en la ciudad de Maracaibo.
 
Sobre el hecho de tener que recurrir a hurgar en la basura, la exmiss contó algunas de sus experiencias en esa labor. “La gente está recogiendo de la basura de nuevo. Yo también. A veces hay cosas buenas que se pueden comer. A veces te tiran una bolsa y buscas y hay limones que se pueden usar, cebollas”.

También aseguró que actualmente se siente muy débil. La debilidad no se debe a que tenga el azúcar baja, sino a que consume poca cantidad de comida al día. “Tengo una debilidad ahorita. No es baja de azúcar. Estoy débil por falta de comida”, aseguró.

Según explicó, va por las calles pidiendo comida, aunque no es mucho lo que puede encontrar. “A veces pido en la calle, a veces me dan pan, otros me dan vegetales. A veces la busco…”

Han pasado 66 años desde que Miss Amistad 1978 desfilaba por la pasarela que reúne a las mujeres más bellas del país, pero hoy día forma parte de un grupo de 190 personas que comparten La Mesa de la Misericordia.



Entre esas personas que comparten la mesa, se incluyen personajes que tuvieron momentos de gloria. Profesores universitarios, directores de escuela, abogados, enfermeras, militares retirados y hasta un actor de televisión son algunas de las personas que comparten la mesa en el comedor.

Aunque muchos internautas han opinado que no se debe a la situación país sino que según Martínez ha caído en las adicciones, no deja de ser una realidad que se vive en las calles de Venezuela.

www.elfarandi.com

Source link