29 mayo, 2024

la perturbadora historia real tras la miniserie y qué ha sido de sus culpables

la perturbadora historia real tras la miniserie y qué ha sido de sus culpables


Espectadores en todo el mundo siguen conmocionados con «El Caso Asunta», la escalofriante serie basada en el no menos escalofriante caso real que enmudeció a España hace diez años. La miniserie interpretada por Candela Peña y Tristán Ulloa, que sigue sigue en el top de audiencias de Netflix, supone fiel y trágico recuento de los hechos y las personas que lo perpetraron.

Mucho ha llovido desde entonces, pero algunos de sus escabrosos detalles siguen impresos en la mente de los españoles, así como algunos de los grandes misterios que quedan sin resolver. Para los que desconozcan esta historia, les sorprenderá saber que todo lo que se muestra en ella es desgraciadamente verídico.

Y todo empezaría el 22 de septiembre de 2013, cuando tirado en una cuneta del municipio de Teo, en La Coruña, dos hombres que circulaban de noche por la zona encuentran el cadáver de Asunta Basterra Porto. La niña de 13 años estaba maniatada y en posición fetal, sin signos de agresión física o sexual.

Dos culpables y preguntas sin resolver

Este suceso era la ruptura de la normalidad para una familia aparentemente tranquila y un pueblo tranquilo. Tenía además un morbo añadido por la familia en sí. Los padres de Asunta eran gente pudiente en la zona, siendo ella abogada y él periodista político. La niña era el primer caso en la región de adopción de una niña china, y se había integrado bien en la comunidad. Se decía de ella que era una niña alegre y muy dotada, aficionada a los deportes y con clases extraescolares de baile y de piano.

Fue de estos casos donde solo a posteriori se empezaron a encajar piezas. Resulta que la realidad de la familia no se correspondía con la imagen pública que daban. La pareja se había divorciado hacía tiempo pero habían llegado a un acuerdo para cuidar de Asunta. La niña tenía altas capacidades y demandaba mucho de la atención de ambos. Rosario necesitaba medicación y cuidados especiales, padecía de lupus eritematoso y depresión. Y a pesar de su separación, Alfonso seguía siendo muy dependiente de su ex-mujer.

No hay nada convencional en un caso así, pero hay dos motivos principales que se barajaban que podrían haber encajado. Uno apuntaba a la falta de felicidad por parte de la pareja, que quería rehacer su vida y la niña suponía un impedimento. Otro era financiero, parece ser que una herencia de los padres de Rosario podría haber acabado en manos de Asunta.

caso asunta
caso asunta

Puesto que ninguno tenía la suficiente fuerza, a lo largo de la investigación otros perturbadores hilos fueron apareciendo que solo añadieron más preguntas. En el ordenador de Alfonso se encontró pornografía con mujeres asiáticas así como fotos que podrían considerarse sugerentes de la niña. Esto unido al semen encontrado en laboratorio en la camiseta de la niña mantuvo a la prensa y los investigadores en vilo durante un tiempo, pero tras una investigación mayor se desestimó un caso de pedofilia.

Sus comportamientos durante todo el proceso reflejaban que Rosario podía ser más inestable de lo que inicialmente mostraba. Durante una buena parte de su declaración en juicio afirmaba que un hombre vestido de negro había entrado en casa a asfixiar a la niña, aunque ninguna prueba apuntaba a que eso pudiera ser cierto ni lo denunció en su momento. Donde sí había pruebas es en el hecho de que ambos habían sido cómplices en darle a Asunta lorazepan meses antes del asesinato, lo que dejaba a la niña muy adormecida y llamó en su momento la atención de los profesores en el colegio.

El juicio estuvo lleno de numerosas incongruencias y cabos sueltos. En el proceso, la defensa intentó dar razones para recursar la condena, incluso planteándose llevar el caso al Tribunal Europeo de los Derechos Humanos, pero en última instancia fue ratificada por el Tribunal Constitucional. Rosario y Alfonso fueron declarados culpables y condenados a prisión 18 años.

Allí sigue Alfonso Basterra, quien en estos momentos se encuentra en la cárcel de Teixeiro y se mantendrá allí hasta 2031. A principios de 2024 pidió el tercer grado, pero fue denegado por aparente falta de arrepentimiento, hecho que le hizo entrar en cólera y que le llevó a escribir una carta de arrepentimiento a los medios y al creador de la serie.

«(…) tras mucho pensar, he entendido que el perdón es mi camino. La única forma posible de mantenerme en mi camino y sortear este gran reto que el destino me ha puesto. Puede que no se lo crea, pero después de muchas horas de meditación considero que este nuevo rumbo es, además del acertado, el definitivo. No puedo volver a caer en episodios de cólera como los que he vivido».

A pesar de ello, sigue declarando que él no es culpable, y de hecho se dirige en su carta al supuesto asesino de su hija.

«Pero lo que nunca haré será exigirles perdón, todo lo contrario, seré yo quién les ofrezca mis disculpas por tan terribles pensamientos surgidos de una locura inimaginable que no deseo a nadie. Y por la misma razón haré lo propio con el asesino o asesina de mi niña, porque ahora sí, estoy convencido de que su acción fue fruto de esa locura, ya que nadie en pleno uso de sus facultades mentales cometería una monstruosidad como esa. Para terminar le haré una confesión: cuando recupere mi libertad, tengo el firme propósito de desaparecer, nadie volverá a saber de mí, ni tan siquiera Rosario Porto».

En cuanto a Rosario, su caso es más complejo. Ella de igual manera nunca admitió el asesinato y se mantenía con su relato del hombre de negro. Todos los 22 de septiembre había encargado una esquela en varios periódicos locales en memoria de su hija que rezaba: «Asunta Yong Fang in memoriam, siempre te querré, mamá». Su estancia en prisión se vio complicado por batallar con su enfermedad mental, y en 2020, se quitó la vida ahorcándose en su celda en la cárcel de Brieva, en el que era el tercer intento de suicidio.

Quizás nunca se lleguen a encontrar todas las respuestas, siendo la más importante el porqué de esta tragedia que sigue sin resolverse. De momento, series como «El Caso Asunta» suponen una dura recreación de todas las certezas que tenemos.

En Espinof | Las 19 mejores series documentales sobre criminales

En Espinof | Arrasa en Netflix México el true crime basado en historia real que conmocionó a España hace una década



Source link