20 julio, 2024

La industria reacciona ante la ampliación de los requisitos de estreno en salas de la Academia de Cine


En las 24 horas transcurridas desde que la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas anunció que ampliará los requisitos de estreno en salas para que una película pueda optar al Oscar a la mejor película a partir de los estrenos de 2024, gran parte de Hollywood se ha hecho eco de la noticia.

La conclusión a la que la mayoría parece estar llegando se puede resumir mejor en un comentario que me hizo uno de los muchos estrategas de premios que asistieron el miércoles por la noche a la celebración en West Hollywood del Festival de Cine de Telluride: «Es como las normas de inclusión [que la Academia exige ahora que cumpla una película para poder optar a la mejor película]: da a todo el mundo algo por lo que enfadarse durante un tiempo, pero en realidad no cambia nada [porque los requisitos se cumplen muy fácilmente]».

Al exigir que las películas se proyecten en más mercados y durante períodos más largos, la Academia parece estar tratando de apuntalar las salas de cine y enfatizar la diferencia entre las películas hechas para la gran pantalla y la pequeña pantalla. Por lo tanto, el grupo que parecía más propenso a verse afectado por el cambio era el de los streamers -entre ellos, Amazon, Apple, Hulu y Netflix– que, por su propio modelo de negocio, tienden a poner algo menos de énfasis en la exhibición en pantalla grande que otros. Quienes deseen consumir sus películas tendrán motivos para suscribirse a sus plataformas.

Pero parece que prácticamente todas las películas de un streamer que hayan sido serias candidatas a la mejor película, y desde luego todas las películas de un streamer que hayan sido nominadas a la mejor película (como Sound of Metal de Amazon), o que la hayan ganado (CODA de Apple), habrían cumplido los nuevos requisitos. Esto incluye las nueve películas nominadas a la mejor película de Netflix, la empresa de streaming que ha tenido la relación más conflictiva con las principales cadenas de cines, con las que sólo ha trabajado en el estreno de una semana de Glass Onion: A Knives Out Mystery. De hecho, Mank, The Trial of the Chicago 7, Roma, The Irishman, Marriage Story, The Power of the Dog, Don’t Look Up y All Quiet on the Western Front se estrenaron en al menos 100 salas independientes, incluidas las pantallas de los 10 mercados específicos de la Academia, además de otras de todo el mundo.

Un estratega de premios afiliado a una de las grandes cadenas afirma: «Sí, [los nuevos requisitos] significan que tendremos que hacer más estrenos para más películas de los que probablemente habríamos hecho, pero creo que es bueno. Nos dará una excusa para no buscar estrenos cualificados para películas que realmente no tienen ninguna oportunidad sólo por el bien del talento y las relaciones con los cineastas. Y nos ayudará con las películas que realmente tienen posibilidades, porque tendremos que darlas a conocer a los consumidores en general. Nos hemos dado cuenta de que si nadie en el zeitgeist está hablando de tu película, probablemente tampoco esté llegando a los votantes. Así que esto nos ayudará a solucionarlo».

El estratega señaló además que es probable que los streamers pidan establecer asociaciones formales con cadenas de cines independientes como Alamo Drafthouse, que cuenta con 39 locales en todo el país, de modo que algunas películas puedan optar al premio proyectándose en una sola sala en determinadas ciudades.

También se especuló en un primer momento con que los nuevos requisitos de la Academia podrían perjudicar a las distribuidoras de arte y ensayo -como A24, Focus, IFC, Neon, Roadside Attractions y Sony Classics- que, según algunos, podrían no tener los recursos necesarios para estrenar una película de forma tan amplia. Sin embargo, un alto ejecutivo de una de estas empresas afirmó que hace tiempo que la mayoría de sus películas se estrenan con la misma amplitud que ahora exige la Academia y que, además, un clima más vibrante en las salas de cine beneficiaría enormemente a todas estas empresas. Si hubiera más películas en cartelera, más gente querría ir al cine más a menudo. En otras palabras, una marea creciente levantaría todos los barcos.

«Esto no va a afectar a nada, excepto quizá a una película cualquiera de Strand Releasing», comentó otro estratega, refiriéndose con descaro a una de las distribuidoras más pequeñas que existen.

Otro tipo de película que algunos temían que pudiera verse especialmente perjudicada por los nuevos requisitos de la Academia son las películas en lengua no inglesa, que en los últimos años han sido cada vez más aceptadas por los miembros de la Academia en la categoría de mejor película: pensemos no sólo en las ya mencionadas Roma y Sin novedad en el frente occidental, sino también en Amour, Parasite (que se convirtió en la primera película en lengua no inglesa en ganar ese premio), Minari y Drive My Car. Pero, una vez más, parece que el estreno en salas de cada una de esas películas -junto con otros títulos en lengua no inglesa que se creía que estaban cerca de conseguir una nominación a la mejor película, como Ida, Another Round y RRR- las habría cualificado para optar a la mejor película según las nuevas condiciones.

Parece que sólo un tipo de película tendrá que superar un obstáculo mucho mayor para conseguir una nominación a la mejor película como resultado de los nuevos requisitos: los largometrajes documentales. Ningún documental ha sido nunca nominado al Oscar, pero se cree que algunos, como Hoop Dreams y Fahrenheit 9/11, han estado a punto de conseguirlo. Pero sólo un puñado de documentales realizados por alguien que no sea Michael Moore han tenido una amplia distribución en salas, por lo que es menos probable que se rompa ese techo de cristal en el futuro que en el pasado.

¿Cuál es el resultado final? ¿Podrán optar 301 películas al Oscar a la mejor película a principios de 2025, como ocurrió a principios de 2023? Es probable que esa cifra se reduzca un poco. Pero, ¿alguna película que tuviera posibilidades reales de conseguir una nominación a la mejor película a principios de 2023 no las tendría a principios de 2025? Parece dudoso.



www.elfarandi.com

Source link