14 junio, 2024

«La IA da miedo de verdad». Jennifer López sufrió al ver cómo una máquina robó su cara y le puso arrugas para vender cuidado de la piel

"La IA da miedo de verdad". Jennifer López sufrió al ver cómo una máquina robó su cara y le puso arrugas para vender cuidado de la piel


Es inevitable que con el paso de los meses y los años nos vayamos encontrando más obras que hablen sobre inteligencia artificial. No desde la perspectiva de un futuro lejano como ‘Her’, sino desde la de una realidad cercana e inminente. Últimamente la hemos visto como villana de ‘Misión Imposible: Sentencia mortal’ y como co-protagonista de ‘Atlas’, la nueva película para Netflix de Jennifer López, una actriz que, de momento, está aterrorizada con la novedad.

LAS 10 MEJORES SERIES DE LA DÉCADA (2010-2019)

IA está bien

Entrevistada por Variety, la actriz y cantante ha declarado, básicamente, que todo depende de las manos en las que se ponga esta tecnología: «Creo que esta película hace un buen trabajo al mostrar cómo la IA podría ir terriblemente mal, y cómo podría ir realmente bien«. De momento, su experiencia con ella no ha sido muy positiva.

Y es que Jennifer López ha sufrido al ver cómo la IA ponía su cara repleta de arrugas en anuncios «vendiendo productos para el cuidado de la piel de los que no sabía nada». Por lo que sea, le produce inquietud: «Da mucho miedo. De repente les tenemos robando nuestras caras. Sí, la IA da miedo de verdad«.

Eso sí, parece que de pronto recordó que su película se echa en una Netflix cuyo CEO no descarta en absoluto su uso futuro, así que matizó: «Creo que deberíais tener respeto a la IA… Tenemos que estar abiertos a todas las posibilidades. Las películas que hablan de ello, especialmente la nuestra, hacen un buen trabajo mostrando los dos lados«. Qué vas a decir, Jennifer.

En Espinof | ¡La humanidad en peligro! 13 grandes películas sobre inteligencia artificial con creaciones mucho más avispadas que ChatGPT

En Espinof | Las mejores películas en Netflix de 2024 (por ahora)



Source link