3 marzo, 2024
Dayana Mendoza y su esposo


Tras la ruptura de su cuento de hadas, la exreina encontró en Dios la fortaleza para renacer. En sus palabras se expresa el consuelo que halló en Cristo.

«Me casé con mucha ilusión, quizás tenía más ilusión que una realidad tangible», reveló Dayana. Sin embargo, pronto notó que «ya todo lo que se hizo para tratar de rescatarlo no funcionaba».

Ante el duro golpe, cayó en tristeza al ver su plan. Fue allí cuando, como ella misma cuenta, «en ese momento me pasó como que se me desmoronó el mundo que yo quería tener», y que fue entonces cuando Jesus tomó sus manos y le mostró que había un camino mejor.

Además, indicó que siempre tuvo «inquietud espiritual» e afirmó que al parecer todo lo que hacia le salía mal hasta que un día se arrodilló y dijo «señor toma el control» y fue ahí cuanndo decidió ir a una iglesia cristiana y empezó a sentir paz.

Gracias a su nueva perspectiva espiritual pudo elegir el divorcio como opción saludable, y hoy encauza su vida predicando el amor que la salvó de la desesperanza.

Dayana Mendoza y su esposo

Para la vida de Dayana el contraer matrimonio significaba un amor para toda la vida, pero como su relación no funcionó y su carrera no la llenaba emocionalmente se refugió en Cristo, así lo explicó la Ex Miss Universo en una entrevista para Club 700 Hoy.

www.elfarandi.com

Source link