18 julio, 2024
expareja de nuevo en la cárcel

Jason Alexander, el primer exesposo de Britney Spears, se encuentra en la cárcel por acoso. De acuerdo con la información de TMZ, Alexander se encuentra privado de libertad por acosar a una persona de la que se desconoce su identidad.

Hasta los momentos se desconoce si la expareja de la famosa cantante deberá pagar alguna fianza para salir o tendrá que comparecer ante un tribunal estadounidense.

Anteriormente, la expareja de la artista ya había sido detenido, por un presunto robo de joyas a solo unos meses después de irrumpir en la boda de la vocalista con Sam Asghari, en junio de 2022.

Posteriormente tenía una orden de restricción de tres años para que no pueda volver a acercarse a la intérprete de “Toxic”.

Contenido

“Es mi esposa”

Su aparición en el interior del inmueble el día del matrimonio de Britney propició la rápida intervención del equipo de seguridad de la vocalista y Alexander fue arrestado poco después por la policía. Se le impuso una fianza de 95 mil dólares para poder eludir la prisión provisional.

Alexander ingresó ilegalmente a su propiedad y empezó a transmitir un video en vivo por medio de Instagram. En él se puede observar cómo engañó a los guardias de seguridad, afirmando que era un invitado especial de la novia.

“Britney Spears me ha invitado aquí. Es mi esposa, mi única esposa… La casan contra su voluntad y vengo a impedir la boda”, aseguró vía Instagram.

Según información de Rolling Stone, Jason aceptó un acuerdo de culpabilidad por el acto de acoso que realizó cuando Spears contrajo matrimonio con Asghari.

Anulación de matrimonio

Cabe recordar que Jason Alexander fue esposo de Britney Spears en 2004; sin embargo, su matrimonio duró 55 horas.

La madre de Britney Spears la obligó a disolver su primer matrimonio. La anulación de la boda se produjo rápidamente luego de que los padres de la cantante la convencieran de que había sido un error. En ese entonces, Britney atravesaba por momentos difíciles en su vida personal.

Según Spunik y de acuerdo con los documentos de anulación, Britney “carecía de comprensión de sus acciones, hasta el punto de que era incapaz de aceptar el matrimonio”, dijo en ese entonces el abogado Mark Goldberg.

Se pudo conocer que Jason y Briney crecieron juntos en Kentwood, Louisiana. Eran amigos de la infancia y mantuvieron contacto incluso luego de volverse una artista.



Ver fuente