2 marzo, 2024

el soltero de Madrid ve que su cita no está para estos trotes. «Fumo puros y me tiro por la barandilla de la escalera»

el soltero de Madrid ve que su cita no está para estos trotes. "Fumo puros y me tiro por la barandilla de la escalera"


En ‘First Dates’ hay solteros de todas las edades y, si no encuentran con quien hacer match, a veces vuelven a intentarlo. Isabel estaba convencida de estar «muy joven para su edad» pero Miguel no lo vio tan claro, cuando casi rompen unas copas intentando marcarse unos pasos de baile.

Old School

Isabel suma 94 primaveras, viene desde Madrid y está jubilada. Volvió al programa después de las calabazas de la última cita para demostrar que «la edad no cuenta»: «Fumo puros cuando se tercia y me tiro por la barandilla de la escalera, aunque ya no me dejan».

Mientras Isabel canturreaba ya sentada en la mesa, llegó su cita. Miguel tiene 87 años y también es un madrileño jubilado. Dice que se siente como si tuviera 50 y que siempre ha estado rodeado de mujeres. Llevaba el tabaco a mano y aseguró que se fuma uno al día.

Antes de conocer a Isabel, Miguel le contó a Carlos Sobera que venía buscando una mujer con la que bailar: «Yo ligo en el baile más que un chepa cuesta abajo». Cuando supo la edad de ella, casi se cayó de la silla: «Me hubiera gustado una de 78, 80, 82, incluso 85».

Isabel reconoció que la primera impresión tampoco fue la mejor: «No es mi tipo pero, al conocerlo mejor, me ha gustado». Compartió con él su amor por las plantas y por el baile, y coincidieron en que les faltaba un poquito de pan para mojar en la comida.

Fd 6

Cuando se pusieron a hablar de sus dientes, Miguel compartió con ella su truco para limpiar la dentadura con lejía: «Como ya tenemos dientes de gallina». A mitad cita, se levantaron para arrancarse a bailar aunque él la vio muy tiesa: «No está para estos trotes». Isabel terminó sentándose pero Miguel quiso acabar el pasodoble con una de las gemelas.

Tampoco le terminó de cuadrar que ella le dijera que no estaba muy por la labor de hacer el amor y la pobre volvió a terminar como en la anterior cita: después de que Isabel dijera que quería seguir conociéndolo, Miguel le aseguró que le había parecido encantadora, sin embargo, necesitaba una mujer con «más actividad».

En Espinof:



Source link