25 mayo, 2024

El profesional de los efectos visuales que participó en Titanic habla del diseño del submarino Ocean Gate


Tras el viaje del submarino Titán, que se cobró cinco vidas el 18 de junio cuando implosionó de camino a los restos del Titanic en el Atlántico Norte, el promotor y operador del submarino, OceanGate Expeditions, se enfrentó a las críticas de James Cameron, quien sostuvo en numerosas entrevistas que la tragedia se podía haber evitado. El jueves declaró a ABC News: «Muchas personas de la comunidad estaban preocupadas por este submarino e incluso escribieron cartas a la empresa diciendo que lo que estaban haciendo era demasiado experimental y que lo que estaban haciendo necesitaba ser certificado».

John Bruno -ganador de un Oscar a los VFX por The Abyss y que realizó cuatro inmersiones en Titanic con Cameron durante el rodaje de la oscarizada película de 1997 y del documental de 2003 Ghosts of the Abyss- se hizo eco de las preocupaciones de Camerons sobre el diseño del submarino Titán. Cuenta a The Hollywood Reporter que cuando leyó sobre el submarino, «lo peor para mí fue que toda la parte delantera se abría. Es un punto débil. Es todo alrededor de la junta de ese tubo. Y era [un] casco de fibra de carbono [compuesto]». En una entrevista concedida el viernes a Good Morning America, Cameron explicó: «Los materiales compuestos no se utilizan para los buques que están sometidos a presión externa. Son estupendos para recipientes de presión interna, como las botellas de submarinismo, por ejemplo, pero son terribles para la presión externa».

En las inmersiones de Bruno con Cameron, utilizaban sumergibles Mir, esféricos, de titanio, y se sumergían por parejas. «Hay dos: uno por seguridad. Te sumerges y hay otro submarino media hora detrás de ti. Os unís en el fondo», recuerda Bruno. «En este caso, estábamos rodando la película Titanic. Yo tenía mi lista de tomas, y lo primero que íbamos a hacer era cruzar la proa, y Jim iba a filmarlo». Esta toma aparece en la escena inicial de la película.

Según Bruno, «es un naufragio muy peligroso porque hay partes que cuelgan. Son restos retorcidos. Mientras viajas, si te enganchas a algo, el otro submarino vendrá y te dirá por dónde moverte, por dónde subir, bajar, volver para desengancharte».

Señala que el portador de la Mir, el buque de investigación científica Keldysh, también lleva un ROV (vehículo operado por control remoto) «y cable suficiente para bajar y agarrarte». Y afirma: «Siempre se bucea así en los pecios. ¿Cuál es tu plan alternativo? Tienes que planificarlo».

En cuanto a la comunicación, cuenta que la Mir utilizaba hidrófonos. «Podías hablar con los demás. Podías hablar con la superficie. Estarías comunicado». Añade que el Titán no parecía tener ese mismo nivel de comunicación con los de la superficie.

En definitiva, dice de lo que ha aprendido sobre el submarino Titán, «simplemente no me parecía correcto. Yo no me habría subido a ese submarino para ir tan profundo».

Bruno, que también dirigió en 2014 el documental Deepsea Challenger, sobre la inmersión en solitario de Cameron en el fondo Challenger de la Fosa de las Marianas, aconseja a la tripulación «no sumergirse en nada que no esté certificado y que no tenga un plan [de seguridad y rescate] que te puedan explicar… Yo soy partidario de salir; ver el mundo subterráneo es espectacular. Pero tiene que estar certificado».

En declaraciones a THR, Kristin Romey -arqueóloga especializada en naufragios y redactora jefe de National Geographic- expresó una preocupación relacionada específica con los restos del Titanic, que describe como un monumento histórico y un lugar protegido. «Había oído rumores sobre todos los turistas que habían bajado», dice, «golpeándose literalmente contra los restos, dañándolos. Y recuerda que la gente deja monumentos conmemorativos en el pecio. Alguien se casó en los restos del Titanic en el año 2000. Todo esto contribuye activamente al deterioro del pecio. Todas nuestras visitas no ayudan en nada al pecio».



www.elfarandi.com

Source link