27 mayo, 2024

El levantamiento de las sanciones de EEUU a Venezuela estaría a punto de caramelo

El levantamiento de las sanciones de EEUU a Venezuela estaría a punto de caramelo


Venezuela y Estados Unidos han avanzado en conversaciones que podrían aliviar las sanciones a Caracas al permitir que al menos una empresa petrolera extranjera adicional tome petróleo crudo venezolano para pagar su deuda si el presidente Nicolás Maduro reanuda las negociaciones con la oposición en México, dijeron cinco fuentes.

Enviados de Caracas y Washington han celebrado varias reuniones en Doha desde el año pasado en un esfuerzo renovado por resolver una crisis política y económica de larga data en Venezuela, incluidas discusiones sobre una elección presidencial.

Según las fuentes, se espera que en las próximas semanas se realicen conversaciones separadas entre los enviados de Maduro y la oposición venezolana en México.

Washington ha estado tratando de fomentar negociaciones entre Maduro y la oposición política sobre las elecciones en Venezuela y otras demandas. Se impusieron sanciones tras la reelección de Maduro en 2018, que muchas naciones occidentales consideraron una farsa.

Una empresa francesa podría resultar beneficiada

Entre las empresas que podrían obtener una carta de consuelo de Estados Unidos para aceptar el petróleo venezolano como pago de deuda esta vez se encuentra uno de los socios de la empresa conjunta de la estatal Pdvsa, Maurel & Prom, dijeron dos de las fuentes.

Un portavoz de Maurel & Prom confirmó que la empresa francesa «hizo una solicitud en este sentido a las autoridades estadounidenses», pero se negó a dar más detalles.

El Departamento de Estado de Estados Unidos, los ministerios de Asuntos Exteriores de Venezuela y Qatar y la empresa estatal Pdvsa no respondieron a solicitudes de comentarios.

Reuters no pudo verificar de inmediato si una mayor flexibilización de las sanciones por parte de Estados Unidos podría seguir directamente a un regreso a las negociaciones con México.

«Si Venezuela toma medidas concretas para restaurar la democracia, que conduzcan a elecciones libres y justas, estamos preparados para aliviar las sanciones correspondientes», dijo un portavoz de la Casa Blanca la semana pasada. «En este momento, Venezuela no ha tomado las medidas necesarias y nuestras sanciones siguen vigentes».

Fuentes en Washington confirmaron que las conversaciones han progresado sustancialmente en las últimas semanas, pero advirtieron que podría ser prematuro hablar de acuerdos finales mientras las discusiones continúan.

Las negociaciones volvieron a poner a Qatar, una potencia energética y de inversiones, bajo el foco de atención de la diplomacia mundial. Doha ha sido sede de más de un año de conversaciones entre Estados Unidos e Irán, que desembocaron en intercambios de prisioneros y liberaciones de fondos.

Además del posible alivio de las sanciones, la agenda de las reuniones entre Estados Unidos y Venezuela también incluyó una petición de larga data de la oposición venezolana para liberar a los prisioneros, garantías para las elecciones y posibles soluciones a la afluencia de inmigrantes venezolanos en los Estados Unidos, dijeron las fuentes..

Estados Unidos anunció la semana pasada que reiniciará las deportaciones de venezolanos que crucen ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México, una medida para frenar un número récord de migrantes. La decisión se produjo tras un acuerdo con los enviados de Maduro en Doha, dijeron dos de las fuentes.

Más petróleo a los mercados

A principios de este año, funcionarios estadounidenses redactaron una amplia propuesta para aliviar las sanciones al sector petrolero de Venezuela, lo que permitiría a más empresas y países importar su crudo si la nación sudamericana avanzara hacia una elección libre.

La propuesta incluía replantear las sanciones petroleras a Venezuela modificando las órdenes ejecutivas estadounidenses existentes o emitiendo otras nuevas para que los compradores en Europa y otras regiones pudieran reanudar las importaciones de petróleo venezolano de una manera estructurada y organizada.

Si esta vez se conceden nuevas autorizaciones, brindarían alivio a las empresas energéticas que durante años han intentado cobrar en Venezuela. En un plazo más largo, podrían contribuir al objetivo de la nación sudamericana de duplicar la producción de crudo.

La flexibilización de las sanciones ha sido una zanahoria ofrecida en el pasado por Washington, pero ha resultado en muy pocas autorizaciones. A Chevron se le ha permitido expandir sus operaciones en Venezuela y exportar su petróleo a Estados Unidos desde noviembre.

Una lista cada vez mayor de empresas energéticas están haciendo fila para obtener autorizaciones similares para poder cobrar la deuda pendiente en Venezuela y reanimar la producción de petróleo y gas junto con Pdvsa.

Repsol y Eni recibieron cartas de comodidad de Estados Unidos el año pasado, lo que les permitió reanudar las importaciones de crudo venezolano como una forma de pagar su deuda.

Con información de Reuters

 


noticiasaldiayalahora.co

Source link