2 marzo, 2024

De cómo la familia de la gata Ania consideraron su esterilización

De cómo la familia de la gata Ania consideraron su esterilización


Ania se lleva súper bien con el perrito que vive con ella porque siente que él es su hermano. Ania es una gata rescatada de la planta baja de un edificio. A pesar de que en casa hay dos perritos, su familia no vio impedimento en subirla.

Es muy astuta y se engalana con buena actitud, lo que le ha permitido conquistar el corazón de su hermano perro de unos 7 años. Su otra hermana no está muy contenta con ella, pero Ania es persistente y no se rinde.

Ania tomando agua del vaso del papá
Ania tomando agua del vaso del papá

Siempre tiene hambre, y se arriesga a todo para conseguir comida. Se sube a la cocina y destapa las ollas. Su mamá humana se pregunta si esto es normal. En medio de una reflexión de los papás gatunos, todos asienten y dicen que los gatos son así.

Pero, por supuesto, ellos también comprenden lo que es correcto y lo que no deben hacer. Lo que pasa es que son irreverentes, o al menos Ania lo es. Se sube a la mesa, la cama, la cocina; ella es especial y “se cree dueña de la casa”, afirma su mamá humana.

Para su familia, esterilizar a la gata es muy importante. De hecho, ya castraron al perrito de la casa. El celo intenso con maullidos a toda hora preocupó y mortificó a su familia, que nunca antes había tenido gatas “hembras”.

Le hicieron su corset postoperatorio, para que no se tocara los puntos.

Se montaba en todos lados, no dejaba dormir a nadie y maullaba desesperada. Por eso buscaron una cita para esterilizarla en una jornada.

Ania vive del Bloque 5 del Silencio, en Caracas. Según la mamá de Ania, en la planta baja que se conecta al parque, hay demasiados gatos. La gente los alimenta, pero lo que realmente hace falta es evitar que se sigan reproduciendo.

La familia de Ania acudió muy temprano a una jornada organizada por la Red de Apoyo Canino, en la escuela Manuel Antonio Carreño ubicada en la urbanización el Paraíso, casi llegando a la India. Para ellos era tan importante evitar que su gata se escapara y se reprodujeraque no escatimaron esfuerzos.

Es la dueña de la casa

Ania les ha enseñado que los gatos no deben permanecer ni deambular en la calle, de allí su premura en la esterilización. Muy querida por su familia, fue esterilizada y, después de recuperarse, ya se sienten más seguros.

Comprendieron que si esterilizaban a su gata, evitarían camadas no deseadas, tumores mamarios e infecciones uterinas, además de ofrecerle una mejor calidad de vida. Aunque ella no sale de casa, ellos prefirieron evitar el riesgo y regalarle salud.

Es bonito encontrar familias que, bajo todo pronóstico, clima, distancia, traslado, precios y cuidados postoperatorios, escogieron como prioridad esterilizar a su gata.



ultimasnoticias.com.ve

Source link