2 marzo, 2024

«Creía que no había oído bien». La actriz de doblaje de Sigourney Weaver reacciona a su inesperado homenaje durante los Premios Goya

"Creía que no había oído bien". La actriz de doblaje de Sigourney Weaver reacciona a su inesperado homenaje durante los Premios Goya


Puede que no lo sepas, pero Maria Lluïsa Solà te ha acompañado toda una vida. Empezó su carrera en 1957, cuando tenía 17 años, en la película ‘Guerra de valses’, y desde entonces no ha dejado de trabajar. La has escuchado en cientos de anuncios televisivos (de ella fue el famoso «Busco a Jacq’s»), fue la voz que daba paso a Luis del Olmo en ‘Protagonistas’ y ha doblado infinidad de películas, poniendo voz a Glenn Close, Susan Sarandon y Diane Keaton, entre muchas otras. Y, como ahora sabemos, a Sigourney Weaver, que se lo agradeció públicamente desde los Goya.

La Ripley española

Uno de los momentos más memorables de la pasada gala de premios fue el de Weaver recogiendo su Goya Internacional y haciendo más por el doblaje que las 38 galas anteriores juntas: «Bill Murray siempre dice que mi actuación mejora con la excelente actriz que me dobla en español, y debería estar en el escenario conmigo. Me ha doblado en más de 30 películas y se llama Maria Lluïsa Solà. Espero que nos estés viendo. Te lo agradezco muchísimo, desde el fondo de mi corazón. Gracias», decía ante el aplauso del público.

Mientras tanto, Solá estaba en su casa viendo la gala: «Creía que no lo había oído bien. Me emocioné mucho. Es la primera vez que tengo un reconocimiento así y ha sido fantástico», ha declarado a Ara Balears. A sus 85 años sigue en activo (solo este año ya ha participado en ‘Pobres criaturas’ y la temporada 2 de ‘Feud’) y afirma que querría ponerse en contacto con la actriz para mostrarle su agradecimiento, aunque no sabe cómo.

Es increíble lo que puede hacer que una persona conocida te mencione. Esto no es solo un reconocimiento a mi trabajo sino que es reconocer la labor de toda la profesión. Le ha dado visibilidad. Ha sido increíble.

Weaver

La Academia quiso que fuera a la Gala, pero solo la avisó día y medio antes y no pudo hacer un hueco para ir hasta Valladolid. Al fin y al cabo, no deja de tener 85 años, aunque, como afirma, «la voz no me ha cambiado mucho y he conservado la forma de decir las cosas y de actuar. Además, como ellas también se van haciendo mayores, ya me va bien«. Imposible no emocionarse aunque seamos de los de versión original en astillero.

En Espinof:



Source link