21 julio, 2024
Continúan disturbios en Francia por tercera noche

La violencia estalló el jueves por tercera noche consecutiva en varias partes de Francia por la muerte de un joven baleado por un policía para quien la justicia decretó prisión preventiva.

A pesar del despliegue de 40.000 agentes, distintos puntos del país registraron nuevos disturbios en la noche del jueves y la policía había detenido ya a 176 personas antes de la medianoche, según un balance del entorno del ministro de Interior.

La violencia estalló el martes en las afueras de París y se extendió a otras partes de Francia después de la muerte de Nahel, de 17 años, por un disparo a quemarropa de un agente en un control viario que quedó registrado en video, refiere AFP.

En un informe interno, los cuerpos de seguridad preveían “una generalización” de la violencia en las próximas noches, con “acciones dirigidas a las fuerzas del orden y los símbolos del estado”, dijo una fuente policial.

“No culpo a la policía, culpo a una persona: la que quitó la vida a mi hijo”, dijo al canal France 5 Mounia, la madre de Nahel, en su primera entrevista desde los hechos.

Según ella, el agente de 38 años, en prisión preventiva acusado de homicidio voluntario, “vio un rostro árabe, un pequeño chaval, y quiso arrebatarle la vida”.

Durante la jornada, Mounia lideró una marcha de protesta en su ciudad Nanterre, al oeste de París, que terminó con choques con la policía, mobiliario urbano quemado y lanzamiento de gases lacrimógenos.

En la noche previa se incendiaron comisarías, alcaldías, escuelas y autos en varias ciudades, con un balance de 180 detenidos y de 170 miembros de las fuerzas de seguridad heridos.

El presidente Emmanuel Macron criticó unas escenas de violencia “injustificables” contra “las instituciones y la República”, y su primera ministra, Élisabeth Borne, llamó a “evitar una escalada”, mientras la “justicia hace su trabajo”.

El gobierno desplegó 40.000 policías y gendarmes en la noche del jueves y las ciudades de Clamart, en la región parisina, y Compiègne, a unos 70 kilómetros al norte de la capital, decretaron un toque de queda nocturno hasta el lunes.

Los autobuses y tranvías tampoco circularán en la región parisina a partir de 21H00, anunciaron las autoridades, obligando a miles de usuarios a volver rápidamente a sus hogares.

Contenido

El agente pide perdón

Francia vive una nueva ola de protestas este año, tras las vinculadas a una impopular reforma de pensiones entre enero y mayo.

El desencadenante de esta última fue la muerte de Nahel cuando se negó a obedecer las órdenes de dos agentes durante un control de tránsito en Nanterre.

Un video publicado en redes sociales, muestra a un agente que retiene a punta de pistola al conductor y le dispara a quemarropa cuando arranca.

La fuga del joven, fichado por la policía por hechos similares y que todavía no tenía edad para conducir, terminó a unas decenas de metros, cuando el coche se estrelló contra un poste. Poco después falleció por el disparo en el tórax.

La justicia decretó este jueves prisión preventiva por homicidio voluntario para el policía sospechoso de haber disparado, indicó la fiscalía, que consideró que el uso de su arma no estaba justificado legalmente.

Su abogado aseguró que el agente pidió perdón a la familia y que estaba “extremadamente conmocionado” por la violencia del video difundido de los hechos.

“Las primeras palabras que pronunció eran para pedir perdón y las últimas palabras que pronunció eran para pedir perdón a la familia” de la víctima, declaró Laurent-Franck Liénard en la cadena BFMTV.

“Está destrozado, no se levanta por la mañana para matar gente. No quiso matar”, añadió.

“Siempre se ataca a los mismos” 

El drama provocó una gran indignación, desde el presidente Macron al futbolista Kylian Mbappé, máxime cuando la violencia policial es un tema recurrente en Francia, donde 13 personas murieron en situaciones similares a la de Nahel en 2022.

El presidente francés, Emmanuel Macron, condenó la “violencia” contra “las instituciones”, que calificó “injustificable”, tras una segunda noche de disturbios en numerosas ciudades de Francia por la muerte de un adolescente baleado por un policía.

“Las últimas horas han estado marcadas por escenas de violencia contra una comisaría, pero también contra escuelas, ayuntamientos y, por tanto, contra las instituciones y la República (…) Éstas son injustificables”, dijo Macron en el inicio de una reunión de la célula interministerial de crisis en el Palacio del Elíseo.

El presidente expresó su deseo de que “las próximas horas” sean de “contemplación” y “respeto”.

Unas 150 personas fueron detenidas en los incidentes registrados en la noche del miércoles en varias ciudades de Francia, informó el ministro francés del Interior, Gérald Darmanin.

Por su parte, la primera ministra francesa Elisabeth Borne anuló un viaje previsto a La Roche-sur-Yon, en el oeste de Francia, debido “a las tensiones de los últimos días que concentran la atención del gobierno”, indicó su gabinete.

“Siempre se ataca a los mismos, a los negros y los árabes, a los barrios pobres. Matan a un chico de 17 años así, sin motivo. Esta muerte nos produce odio”, explicó a la AFP Ayoub, de 16 años, vestido de negro, durante la marcha en Nanterre.

En la memoria colectiva de los franceses planean los disturbios que estallaron en 2005 en los suburbios de las grandes ciudades, después que dos adolescentes perdieran la vida electrocutados cuando huían de la policía en Clichy-sous-Bois, al noreste de la capital.

El gobierno del entonces presidente conservador Jacques Chirac decretó el estado de emergencia, una medida que la derecha y la extrema derecha piden también en estos momentos, aunque las autoridades por ahora no lo contemplan.

El ejecutivo afronta una situación delicada, después de que sus críticas en la víspera causaran malestar entre los sindicatos de policía, y busca conjugar la firmeza ante los disturbios con un apaciguamiento para evitar que se recrudezca la tensión.



Ver fuente