23 febrero, 2024

cinco películas de culto que puedes disfrutar

cinco películas de culto que puedes disfrutar


Mucho se ha hablado sobre las películas de culto, pero a veces se usa el término a la ligera. En realidad, se refiere a producciones cinematográficas que ganaron una especie de culto popular por distintos aspectos, razones más que suficientes para que Netflix incluyera más de una a su catálogo.

No importa en qué año se estrenaron, estas cintas tienen un lugar especial para los cinéfilos y vale la pena que todo tipo de público las disfrute, para adentrarse en una propuesta que llama la atención por la calidad de su producción, su fotografía, formato, trama, significado histórico o, incluso, ideología.

Conoce, pues, la lista de cinco películas de culto que en últimas Noticias te preparamos. Puedes aprovechar este fin de semana que apenas empieza para maratonear con ellas.

Contenido

“El padrino” (1972)

Esta cinta ocupa el sitial de honor de la lista de The Hollywood Reporter como la mejor película de todos los tiempos. Y cómo no, si esta obra de Francis Ford Coppola lo es todo más todo.

Corren los años 40 en los Estados Unidos y Don Vito Corleone, jefe de una de las cinco familias que ejercen el mando de la Cosa Nostra en de Nueva York, está por empezar una cruenta guerra entre las familias mafiosas por la indiferencia que tiene ante el negocio de la droga.

El elenco lo integran Marlon Brando como Don Vito Corleone, Al Pacino interpreta a Michael “Mikie” Corleone, Robert Duvall es Thomas “Tom” Hagen, James Caan se mete bajo la piel de Sonny COrleone y a Peter Clemenza lo interpreta Richard Castellano.

“Taxi Driver” (1976)

Robert De Niro interpreta a Travis Bickle, un exmilitar que sufre de insomnio, ansiedad y depresión a su regreso a New York de la Guerra de Vietnam, en esta magistral obra de Martin Scorsese.

Él siente atracción por Betsy (Cybill Shepherd), quien trabaja con el senador Charles Pallantine, aspirante a presidente. Betsy acepta salir al cine con Travis, pero al darse cuenta de la afición que Travis tiene por la pornografía, decide no volver a verlo.

El rechazo de Betsy y sus recorridos nocturnos a bordo de su taxi hacen que cree más aversión hacia los demás, desprecio que crece cuando se da cuenta de la violencia que impera en las calles de la Gran Manzana.

Por tal motivo se compra una pistola y pasa de ser testigo de la criminalidad a ser parte de ella, con la intención de limpiar las calles de maleantes. Su primer objetivo es el gobernador, al que intentará asesinar en plena campaña electoral.

Al mismo tiempo, conoce a la prostituta Iris (Jodie Foster), quien es víctima de explotación por su proxeneta y a quien intentará convencer para que cambie de vida.

“El perfecto enemigo” (1994)

Esta joya que guarda Netflix aborda la historia de Mathilda (Natalie Portman), una niña de 12 años que no se lleva bien con su familia, a excepción con su hermano menor.

Su padre es un narcotraficante que hace negocios con Stan (Gary Oldman), un agente corrupto de la DEA. Un día, mientras Mathilda está en un supermercado, Stan mata a su familia. Se refugia entonces en casa de León (Jean Reno), un solitario y misterioso vecino que resulta ser un sicario, pero, como no le queda otra opción, hará un pacto con él: ella se encargará de las tareas domésticas y le enseñará a leer a Léon, pero a cambio debe entrenarla con las armas para poder vengarse de quienes mataron a su hermano.

“Forrest Gump” (1994)

¿Cabe la vida en una película? Con “Forrest Gump” podría decirse que sí. Con su bellísima frase “La vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar”, el drama de más de dos horas de duración empieza con el protagonista (Tom Hanks) sentado en una parada de autobús, en donde coincide con varias personas a quienes les cuenta la historia de su vida, desde su infancia hasta el motivo que lo tiene ahí a la espera del transporte: reencontrarse con Jenny, su gran amor de toda la vida y mejor amiga.

Este largometraje va directo al corazón y resume grandes momentos de la cultura pop, como el movimiento hippie y la creación de la cara feliz, al tiempo que critica a la guerra y retrata las adicciones, el nacimiento del Sida y mucho más, todo con la invitación a no perder la inocencia de los niños y ver todo desde otra óptica.

“Siete años en el Tíbet” (1997)

Esta es una de las mejores cintas de Brad Pitt, y vaya que tiene obras maestras. En el filme, que se basa en hechos reales, lo veremos bajo la piel de Heinrich Harrer, un alpinista austríaco que en 1939 inició una expedición para escalar el monte Everest.

No obstante, su objetivo se trunca cuando estalla la Segunda Guerra Mundial y es llevado a un campo de concentración inglés en la India junto a su compañero Peter Aufshnaiter (David Thewlis). Logran escapar y encuentran refugio en la sagrada tierra del Tíbet, un lugar prohibido para los extranjeros (que hoy día todavía tiene grandes restricciones para visitarse).

El protagonista entabla una gran amistad con el Dalai Lama, que en ese momento era un niño, y se entrega a la cultura y forma de vivir de los monjes tibetanos.

La película recoge, además, la cruda realidad que se vivió en el lugar cuando fue invadido por China en su ambición expansionista, al tiempo que mostrará el viaje de transformación que hace el protagonista, quien pasa de ser un hombre orgulloso y egoísta a tener que vivir en la miseria.



ultimasnoticias.com.ve

Source link