14 junio, 2024

Back to Black: El nefasto y simplista biopic de Amy Winehouse

estrenos-31-mayo-2024


Back to Black, el biopic de la aclamada cantante de jazz Amy Winehouse, llega a los cines españoles el próximo 31 de mayo de 2024 de la mano de Universal Pictures España.

Sam Taylor-Johnson (50 sombras de Grey) dirige esta cinta guionizada por Matt Greenhalgh, protagonizada por Marisa Abela, Ryan O’Doherty, Jack O’Conell, Eddie Marsan y Lesley Manville. Nick Cave y Warren Ellis se encargan de la composición de la banda sonora y Polly Morgan de la dirección de fotografía. Después de haberla visto, en Soy de cine queremos contarte qué nos ha parecido.

Contenido

Sinopsis

La vida personal y profesional de la cantante y compositora Amy Winehouse, que comenzó como cantante de jazz para convertirse en una superestrella mundial de la música ganadora de varios premios Grammy. Su vida se truncó en 2011, a los 27 años, debido al consumo y abuso de alcohol y drogas.

Crítica de Back to Black

Esta obra, que debería haber sido una celebración de la vida y el legado de una de las mejores cantautoras de la música moderna, Amy Winehouse, me deja con una amarga y profunda sensación de tristeza y frustración. La película, dirigida por Sam Taylor-Johnson, adopta una nociva perspectiva que minimiza y distorsiona la verdadera esencia de Amy, reduciéndola a la mera sombra de una de sus parejas (Blake), un hombre drogadicto y destructivo.

Es desconcertante y decepcionante ver cómo se ignora su inmenso talento musical, su visión artística sin igual y su impacto como una de las artistas más destacadas de la era moderna. En lugar de honrar su contribución al mundo de la música, la narrativa se centra en el sensacionalismo, en la morbosidad de su vida personal y sus sufrimientos románticos. Esta elección no solo traiciona la memoria de Amy Winehouse, sino que también refleja una tendencia preocupante en la industria del entretenimiento: la glorificación del martirio y la tragedia a expensas del reconocimiento genuino y merecido del talento y la creatividad.

Un enfoque problemático

El cuestionable enfoque de Back to Black subraya una problemática más amplia en cómo se representan las figuras femeninas en los medios. La insistencia en encasillarlas en roles de víctimas perpetuas de sus relaciones sentimentales oscurece sus logros y capacidades individuales. En el caso de Amy Winehouse, esta perspectiva no solo es reductora sino también injusta. Amy era muchísimo más que sus tormentas personales; era una artista con una voz única y una visión que trascendía lo ordinario. Su legado musical lo corrobora.

Al optar por esta narrativa de dudosa moralidad, la película desaprovecha la oportunidad de ofrecer una visión completa y enriquecedora de la artista, de mostrar cómo su música ha influido y sigue influyendo en las generaciones actuales. En su lugar, el filme se conforma con una representación superficial que alimenta el morbo y el sensacionalismo. Esto no solo es una injusticia hacia la memoria de Amy, sino también hacia el público que merece una representación más fiel y respetuosa de su vida y obra.

En última instancia, es imperativo que las futuras producciones que aborden la vida de figuras icónicas como Amy Winehouse hagan un esfuerzo consciente por equilibrar la narración de sus desafíos personales con la celebración de sus logros profesionales. Solo así se podrá hacer justicia a la hora de venerar y representar verdaderamente su vida y su legado, ofreciendo una proyección de la cantante que haga justicia a su talento y contribución al arte.

Planicie Visual

La dirección y cinematografía no aportan elementos que resalten o añadan valor a la narrativa. La película se despliega de manera rutinaria, sin momentos memorables ni innovaciones visuales que capten la atención o el interés del espectador. El resultado es un biopic que, a pesar del potencial de su tema, se siente insípido y carente de vida.

Uno de los aspectos más decepcionantes es la calidad de las interpretaciones. En general, las actuaciones son mediocres y no logran transmitir la intensidad emocional que caracterizaba a Amy Winehouse y su entorno. La interpretación de Marisa Abela, en particular, deja mucho que desear. No solo carece de la semejanza física necesaria para convencer al público, sino que también falla en recrear la potente voz y el carisma inigualable de Winehouse. Esta falta de autenticidad en la caracterización principal es un obstáculo insalvable que impide la inmersión y conexión con la historia.

Conclusión

En definitiva, esta biografía cinematográfica no logra hacer justicia a la memoria de Amy Winehouse. En lugar de ofrecer una visión rica y matizada de su vida y arte, se queda en un retrato superficial y desapasionado, privando a los espectadores de la experiencia emocional que una figura tan icónica merece. Sam Taylor-Johnson prefiere dar de lado la titánica magnitud de la figura de Amy para abrazar el morbo y el sensacionalismo, haciéndose un flaco favor a sí misma como mujer y como directora.



Source link