24 mayo, 2024

Camilo Ibrahim Issa | Ciudad Universitaria: ¡Emblema arquitectónico, artístico y académico de Venezuela!

Camilo Ibrahim Issa - Ciudad Universitaria ¡Emblema arquitectónico, artístico y académico de Venezuela! - FOTO

Los terrenos de la Universidad Central de Venezuela fueron concebidos como un espacio donde conviven el mundo académico y las artes de forma armoniosa, creando un ambiente muy especial y moderno que, desde su incepción, ha cautivado tanto a venezolanos como extranjeros

DAT.- La Ciudad Universitaria de Caracas (Carlos Raúl Villanueva) es una de las estructuras más representativas de la Venezuela contemporánea, y, desde el año 2000, un Patrimonio de la Humanidad por decreto de la UNESCO. ¿La razón? Sus 164,22 hectáreas de construcción son un claro ejemplo de planificación urbanística que integra la arquitectura y el arte de manera magistral.

Explica Camilo Ibrahim Issa que la sede principal de la Universidad Central de Venezuela (UCV) cuenta con múltiples edificios y construcciones que se agrupan en un conjunto moderno y funcional que, en primera instancia, es una casa de estudios superiores con capacidad para albergar a una gran cantidad de alumnos.

Contenido

LEA TAMBIÉN | Camilo Ibrahim Issa | Torres Gemelas de Parque Central: ¡Ícono arquitectónico de la Caracas moderna!

Y sí, también es un espacio realzado por obras maestras de otros arquitectos y artistas plásticos reconocidos pues, al estar todas las dependencias concentradas en un mismo lugar, lo que abundan son estructuras que en sí mismas son de las principales creaciones del modernismo en América Latina.

Camilo Ibrahim: Características de la Ciudad Universitaria

La principal y más importante característica de la Ciudad Universitaria es que se trata del único campus universitario diseñado por un solo arquitecto en el siglo XX, el venezolano Carlos Raúl Villanueva, quien creó lo que se considera una pieza maestra de la tendencia moderna debido a que agrupa varios edificios con una reciprocidad entre ellos.

También agrupa obras de los mayores genios creativos de la época, cualidad por la cual se le llama la ‘Síntesis de las Artes’.

Otra característica es que está inspirada en la arquitectura Bauhaus y basada en la filosofía de Gropius, donde la forma sigue a la función, con un diseño sencillo, funcional y geométrico.

Entre las principales edificaciones que conforman a la Ciudad Universitaria están:

  • Aula Magna: Inspirada en el tradicional teatro greco-romano. Cuenta con una planta de forma casi circular con techo a manera de abanico, un balcón suspendido el cual fue una innovación para la época, un foso para las orquestas y un escenario amplio. Tiene un sistema acústico que combina la tecnología y el arte y consta de unos paneles conocidos como ‘Nubes Flotantes de Calder’, que incluye efectos acústicos y visuales.
  • Estadio Universitario: Infraestructura deportiva multiuso mayormente utilizada para la práctica del béisbol. Su construcción está realizada con hormigón armado con una cubierta simétrica unida en voladizos menores hacia adentro y a salientes mayores hacia el exterior. Su forma es a manera de diamante. Allí se han efectuado diversos eventos deportivos como artísticos.
  • Plaza del Rectorado: Concebida inicialmente como un estacionamiento, esta explanada se terminó convirtiendo en un espacio donde se podría caminar y hasta ser escenario de importantes conciertos y obras de teatro.
  • Torre del Reloj de la UCV: Uno de los íconos que posee esta casa de estudio superior. Tiene una altura de 25 metros y es un monumento tipo campanario. Actualmente se mantiene toda la estructura original y sistemas originales de electricidad y sonido que datan de los años 50. Tiene tres bases que simbolizan la arquitectura, el arte y la academia.
  • Jardín Botánico: Nació como un trabajo científico de reforestación y plantación de árboles exóticos bajo la dirección del Doctor Tobías Lasser en los terrenos donde estaba ubicada la antigua Hacienda Ibarra. Cuenta con más de 2500 especies de 200 familias botánicas, el 50% son venezolanas y el resto de Centroamérica, África, India Asia y Suramérica.

Una síntesis de las artes

El compendio de obras de arte de la Ciudad Universitaria es inmenso, pues era la meta de Villanueva el vincular en forma armónica y rítmica a arquitectura, escultura y pintura, con mucho protagonismo del mundo vegetal. Esta integración se fundamenta en dos vertientes: la del arte abstracto de índole geométrica, y la del arte cinético.

¿El resultado? Lugares como la Plaza Cubierta del Rectorado, un espacio con galerías techadas, rectas o suavemente curvadas, con paredes caladas. Zonas similares abundan en todo el campus universitario, y en ellas reposan obras como los murales ‘Homenaje a Malevich’ y ‘Positivo-negativo’, del artista de origen húngaro Victor Vasarely, considerado el fundador del arte-op y del propio arte cinético.

También hay esculturas, como la emblemática ‘El Pastor de Nubes’, de Jean Arp, que es una obra con significaciones poéticas muy subjetivas y que destaca desde cualquier ángulo que se observa por su particular forma y su piel bronce. Y también porque se ubica en un patio diseñado expresamente para esa pieza.

En la región de la Plaza Cubierta, los edificios del Rectorado, el Aula Magna y la Biblioteca, se agrupan más obras de muchos de los grandes artistas que participaron de esta magna arquitectura: pinturas y esculturas de Henri Laurens, Fernand Léger, Mateo Manaure o Pascual Navarro.

Y la lista sigue, pues el terreno está copado con trabajos de Baltasar Lobo, Antoine Peusner, Sophie Taeuber-Arp, Miguel Arroyo, Armando Barrios, Omar Carreño, Carlos González Bogen, Alirio Oramas, Alejandro Otero, Héctor Poleo, Oswaldo Vigas, Francisco Narváez, Braulio Salazar, Jesús Soto, Rubén Núñez, Víctor Valera, Wilfredo Lam y André Bloc.

(Con información de Camilo Ibrahim Issa)