19 septiembre, 2020

Cachorros de Chicago rompió la maldición

Cachorros de Chicago tiene mucho que celebrar y es que este miércoles consiguió algo que le costó obtener en 100 años, y fue el coronarse como el mejor equipo de las Grandes Ligas. La última vez que el equipo logró este record fue en el año 1908.

Para la misma fecha en la que Henry Ford comenzaba a producir automóviles, había un equipo que nunca se imaginó que tendría que esperar más de un siglo para volver a conseguir la corona en un torneo. Los expertos aseguran que nada pudo librar a los Cachorros de una maldición. El fin de la historia se definió en 2016.

Son muchas las razones por las cuales este equipo no consiguió la victoria, entre ellas destacan los adelantos de la ciencia y la técnica, y los horrores de dos Guerras Mundiales. Mientras la historia seguía su rumbo, parecía que los Cachorros se hubiesen quedado estancados. La superstición y la mala suerte se adueñaron de ellos, hasta el punto de que le dieron el nombre de la Maldición de la Cabra al hecho de no volver a ganar un campeonato.

En el año 1908, Tigres de Detroit perdía por segunda vez consecutiva ante los Cachorros. Estos últimos festejaron el hecho con ríos de cerveza y whisky en una taberna local. Cada jugador recibió por ese triunfo una recompensa de 1.317 dólares.

Fue en 1909 cuando, concretamente, la mala racha de los Cachorros arrancó. En esa temporada, Johnny King, veterano receptor, dejó el equipo para convertirse en jugador profesional de billar.

Después de que pasaron unos cuantos años, los buenos tiempos se comenzaron a vislumbrar, pese a que siguieron cosechando fracasos; todo eso hasta el miércoles 2 de noviembre, cuando un grupo de jóvenes descreídos se burló de esta maldición e hicieron realidad sus sueños.

Esta hazaña vino con tres triunfos, los dos últimos disputados en casa de los Indios. El club con mayor antigüedad en la historia del deporte en Estados Unidos transformó en menos de tres horas lo que duró más de un siglo.

Miguel Montero, receptor venezolano, lo primero que balbuceó después de que se supo vencedor fue: «Lo matamos», refiriéndose al chivo Billy.

dateando.com | Lo mejor de las noticias en un solo lugar | Derechos Reservados | 2019