23 septiembre, 2020

La historia de los VMAs sigue creciendo

La historia de los VMAs sigue creciendo

Los premios MTV Video Music Awards significan uno de los momentos más importantes para las celebridades y aunque el galardón reconoce a lo mejor de la música durante el año que antecede a la premiación, la particularidad de ellos no es precisamente el premio en sí, si no la polémica que se genera durante el evento.

Este año todas las miradas estuvieron en la esposa de Jay-Z, Beyoncé, quien no solo se coronó como la absoluta reina de estos premios: también exhibió su buen gusto y el poder que tiene para vestir a su hija Blue Ivy.

En el pasado, durante la primera trasmisión de este polémico galardón, la reina de las miradas era Madonna, quien se volvió tendencia por emular una subjetiva coreografía mientras interpretó su tema Like a Virgin. Luego fue el turno de Michael Jackson, quien le dio un largo beso a su novia Lisa Marie Presley. Otro beso fue noticia unos años después, pero nada más y nada menos que entre Madonna, Britney Spears y Christina Aguilera. Después siguió el ofensivo twerking dance de Miley Cyrus con Robin Thicke en el año 2013.

Aunque este año no hubo nada de eso, Beyoncé supo hacer lo propio al llevarse todos los galardones en los que estuvo nominada, al mostrar sus 4 vestuarios, abrazar a quienes le entregaron su premio, y, claro, hacer que su hija luciera un imponente traje de 11.000 dólares.

Recibir premios no significa mucho cuando se gana el más importante de la noche, el video del año, y Formation consiguió este galardón, además de otro como el mejor video femenino, superando en la anterior categoría a uno de Kanye West, quien publicó este año un polémico video en el que se dejó ver en una cama con Taylor Swift, Kim Kardashian y Donald Trump, entre otros.

Por Dateando

dateando.com | Lo mejor de las noticias en un solo lugar | Derechos Reservados | 2019