¡Entérate! La isla más joven del mundo no puede ser visitada y desaparecerá en el 2100

El 14 de noviembre de 1963 emergió a la superficie del territorio marino islandés una pequeña isla de 2,7 km2. La llamaron Surtsey, y su origen derivó de la erupción de un volcán submarino ubicado a unos 130 metros de profundidad.

Surtsey, que es considerada por los expertos como la isla más joven del mundo, fue descubierta por un grupo de marineros locales, quienes la bautizaron en homenaje a Surt, un gigante de fuego de la mitología vikinga.

Un detalle muy particular que hace más interesante aun a este pedazo de tierra es que el mismo no está abierto al público. De hecho, solo se puede visitar con fines científicos y con previa y estricta aprobación de las autoridades locales.

Tanto hermetismo se debe a que estas autoridades buscan proteger a la isla de toda contaminación para así poder estudiar el origen de la vida en la Tierra.

Los expertos prevén, eso sí, que este particular terreno no dure mucho, ya que Surtsey estaría desapareciendo bajo las aguas hacia el año 2100.